Mujeres inventoras que cambiaron la historia con sus descubrimientos

A lo largo de la historia, la mujer también ha tenido un papel fundamental en el campo de la innovación y la tecnología. Sin embargo, muchos de sus nombres han pasado por alto con el paso del tiempo. Desde Fundación Aquae queremos recuperarlos con el fin de poner en valor sus hallazgos.

Es increíble pensar que la mayoría de las cosas que utilizamos a diario nacieron de una idea embrionaria. Es lo que se conoce como prototipo y pasan por largos procesos de ensayo y error hasta convertirse en los éxitos comerciales que conocemos. Hablamos de inventos como el teléfono, la penicilina o incluso Internet. Sin embargo, cuando hablamos de este tipo de inventos que han cambiado nuestra forma de vida no es raro que nos vengan a la cabeza nombres como Edison, con la bombilla, o Aquímedes, con la palanca. Pero, ¿hay las mujeres inventoras?

Desde Fundación Aquae queremos darte la respuesta a esta pregunta acercándote a la historia de 10 mujeres inventoras que revolucionaron el mundo. Fueron pioneras y con sus inventos facilitaron la vida miles de personas. Con esta recopilación pretendemos que cuando pienses en inventos recuerdes al menos algunos de estos nombres.

Las 10 mujeres inventoras más relevantes

Beulah Louise Henry (1887-1973)

Esta inventora estadounidense fue responsable de 110 invenciones y 49 patentes a lo largo de su vida. Por esta razón se le acuñó el nombre de «Señora Edison» por el que también es conocida.

Su primera patente fue en 1912 y consistía en una máquina de hacer helados con una cámara congeladora incorporada. A este invento le siguieron otros como el paraguas plegable con cubiertas intercambiables, las muñecas que hablaban o movían los ojos, o la máquina de escribir, capaz de sacar cuatro copias de un mismo documento sin necesidad de emplear el papel carbón.

Hedy Lamarr (1914 – 2000)

Es popularmente conocida por su faceta como actriz durante la época dorada de Hollywood. Además, Lamarr fue la inventora de un sistema de comunicaciones llamado «técnica de transmisión en el espectro ensanchado». Este invento es la base de las tecnologías inalámbricas que disponemos actualmente.

Hedy Lamarr es una de las mujeres inventoras más relevantes de nuestra historia

Fuente: (Photo by Clarence Sinclair Bull/John Kobal Foundation

Durante la Segunda Guerra Mundial, la actriz quiso contribuir al bando aliado y lo hizo ofreciendo su experiencia como ingeniera, pero inicialmente fue rechazada por las autoridades por el simple hecho de ser mujer. Hedy no se rindió y se puso manos a la obra para crear un sistema de comunicaciones capaz de transmitir mensajes de forma fraccionada en cortos periodos de tiempo. Fue así como surgió el que denominó «Sistema Secreto de Comunicación».

Los reconocimientos por el éxito de este invento tardaron en llegar. No fue hasta 1998 cuando la Asociación Austriaca de Inventores y Titulares de  Patentes le concedió la medalla Viktor Kaplan. Sus aportaciones han llevado a que, cada 9 de noviembre, se celebre el Día Internacional del Inventor.

Josephine Cochrane (1839-1913)

Procedente de entorno social adinerado, su casa en Illinois era centro de numerosas fiestas. Durante ellas, su preciada vajilla de porcelana sufría muchas roturas cuando se lavaban y pensó que era necesario encontrar una solución. Cuando enviudó y se quedó sin recursos económicos, trabajo en esta idea. Algo que le llevaría a la creación de un invento que revolucionaría, más adelante, nuestra vida diaria: el lavavajillas.

Josephine diseño un primer esbozo de lo que hoy conocemos como lavavajillas en una cabaña detrás de su casa. George Butter, un mecánico conocido por la inventora, fue quien le ayudó a construir este electrodoméstico presente en muchos hogares.

Frances Gabe (1915-2016)

No hay duda que Frances Gabe fue una auténtica visionaria de su época. Y es que esta inventora estadounidense diseñó y patentó la primera casa auto-limpiable. Pero este invento no quedó aquí ya que Frances vivió en ella durante décadas.

Gabe prototipó un sistema de limpieza compuesto por setenta aparatos diferentes que se instalaban en una vivienda. Estos artilugios eran capaces de ejecutar las tareas de limpieza por si solos. Su mayor complicación fue su mantenimiento que requería de elevados costes económicos.

Lillian Moller Gilbreth (1878-1972)

Aunque licenciada en psicología, sus principales trabajos se desarrollaron en el ámbito de la ingeniería industrial. Hablamos de Lillian Moller, la primera mujer en conseguir un doctorados y de las primeras psicólogas industriales.

El cubo de basura con pedales y los estantes para la nevera fueron algunos de sus inventos. Todos los inventos que desarrolló Lillian Moller Gilbreth estuvieron enfocados a mejorar las funcionalidades del hogar.

Stephanie Kwolek (1923-2014)

Estudió Química en la Universidad de Carnegie Mellon, en Pittsburgh, Estados Unidos. En 1965, cuando trabajaba en la compañía química DuPont, creó una fibra delgada, fuerte y versátil conocida como ‘kevlar’, más resistente que el acero.

El invento de esta mujer científica se utiliza en la actualidad para elaborar chalecos antibalas, cascos militares y materiales de construcción. Stephanie recibió varios galardones por su invento y, en 1994, se convirtió en la cuarta mujer inventora incluida en el Salón Nacional de Inventores.

Alice H. Parker (1895-1920)

Hasta el año 1919, las casas se calentaban con el fuego en las chimeneas, braseros y estufas. Pero el invento de Alice H. Parker cambiaría esta situación por completo. Parker diseñó un sistema de calefacción central empleando gas natural como fuente de combustión. La seguridad era una de las principales características de este invento.

Alice Parker es una de las mujeres inventoras que revolucionaron la historia

Fuente: Egia Foundation

Parker logró con su invención que no fuera necesario almacenar y quemar madera para conseguir calentar un espacio. Además, a su sistema le añadió el diseño de una serie de conductos de aire que permitían esparcir el calor. Esta creación la convirtió en la inventora de la primera caldera que dio lugar a los sistemas de calefacción central de edificios y viviendas enteras. Además, gracias a esta ingeniosa mujer, podemos contar hoy con agua caliente y calefacción.

Melitta Bentz (1873-1950)

Esta emprendedora alemana revolucionó la forma de beber café. Antes del siglo XX, se preparaba poniendo el café en bolsas de lino que se sumergían en agua hirviendo. Melitta, consciente de lo poco práctico que era, comenzó a realizar experimentos para lograr un mejor sabor.

Melitta descubrió que colocando un papel grueso sobre una olla con agujeros se podía conseguir un café más sabroso e intenso. En 1908 patentó el invento y se convirtió en empresaria modélica, ya que, además, ofreció condiciones de trabajo muy beneficiosas a sus empleados.

Katherine Burr Blodgett (1898-1979)

Primera mujer en lograr en la Universidad de Cambridge el título de Doctora en Física. Y la primera también en trabajar en la compañía General Electric.

Las investigaciones de esta mujer creativa la llevaron a crear las máscaras de gas, aunque su mayor invento fue el vidrio antirreflejante que se usa como material para los lentes de las cámaras, las pantallas de computadora, cristales para automóviles y gafas de sol.

Ann Moore (1934-)

En 1969 patentó la “Snugli Baby Carrier”, la primera mochila portabebés. Se inspiró en la tradicional forma que tenían las mujeres en África de portar a sus bebes utilizando un fular que ataban a su espalda. La propia Ann Moore tuvo que recurrir a esta práctica forma de transporte cuando dio a luz  su hija para seguir desarrollando su trabajo como científica.

Fue un enorme éxito en Estados Unidos, ya que aportaba grandes beneficios. Además, fue una de las primeras enfermeras pediátricas en realizar labores humanitarias en diversos países.

Potenciar la vocación científica

La ciencia y la tecnología siempre han estado presentes, en mayor o menor medida, a lo largo de nuestra historia. Aquí recogemos tan solo a 10 mujeres, pero existen muchas más que trabajan día tras día para construir un mundo mejor. Por esta razón es importante seguir promoviendo y divulgando la importancia de la ciencia en todos los ámbitos de la sociedad, y en particular entre las niñas.

Precisamente, uno de los proyectos que desarrollamos desde Fundación Aquae es Aquae STEM, un programa educativo que busca impulsar el interés de las niñas de primaria hacia las vocaciones científico-tecnológicas. Porque ellas son nuestro futuro y serán quienes, con sus inventos y hallazgos, construyan una sociedad más próspera, igualitaria y sostenible.