Buitre negro, el ave rapaz más grande de España

Su silueta es inconfundible. El buitre negro sobrevuela, en silencio, nuestro cielo extendiendo sus grandes alas. Un ave majestuosa que, junto al buitre leonado, el alimoche y quebrantahuesos, conforman las pocas especies buitres presentes en Europa. En este Clip Natura, la escritora y bióloga, Mónica Fernández-Aceytuno nos acerca al ave rapaz más grande de la Península Ibérica.

Su nombre científico es Aegypius monachus, pero es más conocida como buitre negro. Es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae, la única de su género. Está considerada el ave rapaz más grande de la Península Ibérica y una de las más voluminosas a nivel mundial. Sin embargo, lo más llamativo, y que a su vez diferencia de otras especies de buitres, es su silencio cuando planea por el cielo.

Su envergadura lo convierte en una especie de ave perfectamente reconocible. Posee unas grandes y anchas alas que pueden llegar a alcanzar los 3 metros de longitud, algo superior a las del buitre leonado. Las alas del buitre negro cuenta con unos bordes rectos que simulan, junto a su color, la forma de un retablo de madera.

El buitre negro es un planeador que en muy pocas ocasiones bate sus alas. Cuando el buitre negro sobrevuela nuestro cielo en busca de alguna presa lo hace en silencio, dando vueltas y mirando a un lado y a otro sin emitir ningún reclamo. «Se diría que hubieran comprendido, como ninguna otra especie, que en el antes de la vida y en el después de la muerte, solo hay silencio» expresa Mónica Fernández-Aceytuno.

Se puede distinguir fácilmente de otras aves rapaces gracias a su plumaje marrón oscuro. Cuenta también con la base de su robusto pico de color azulado y tiene la cabeza prácticamente cubierta por un plumón de tonalidad negruzca.

Hábitat del buitre negro

Nos encontramos ante uno de las pocas especies de buitres que se pueden encontrar en Europa. Otras especies que podemos ver en el continente europeo son: el buitre leonado, el alimoche y el quebrantahuesos. Sin embargo, el buitre negro se distribuye, principalmente, por Eurasia (desde Turquía y el Cáucaso hasta Manchuria).

En la Península Ibérica, el buitre negro se deja ver en grandes extensiones forestales mediterráneas, ubicadas sobre todo en el suroeste de nuestro país. Pero también lo podemos encontrar en la isla de Mallorca. Este necrófago es sedentario ya que no suelen abandonar las proximidades el territorio de nidificación.

Buitre negro, el ave rapaz más grande de España

El buitre negro suele habitar en barrancos con abundante vegetación, como sucede por ejemplo en Mallorca, donde se instalan en pinos cercanos a la costa. Por su parte, en la Península ocupa los bosques de pinos, alcornoques o encinas sin ser especialmente huidizos ante la presencia de los seres humanos

¿Qué come y cómo se reproduce?

El buitre negro sobrevuela a menor altura que otras variedades de buitres, lo que les permite divisar pequeñas carroñas que no están al alcance visual de otros animales. Pero, sin duda, el conejo es una de sus presas favoritas.

Una de las características de la alimentación del buitre negro es que suelen preferir el tejido muscular sobre las vísceras de estos cadáveres. Además, una de sus habilidades es que este ave rapaz es capas de capturar al vuelo algunas presas como ardillas, lagartos y tortugas.

Cabe destacar que el nido del buitre negro consta de una considerable acumulación de palos y la pareja siempre utiliza el mismo. La hembra deposita solo un huevo (a principios de mayo) que es incubado por los dos progenitores, en turnos, durante 55 días. Una vez nace el pollo, este es alimentado durante los siguientes meses hasta que puede emprender el vuelo con seguridad.

Durante siglos el buitre negro ha sufrido una persecución injustificada e indiscriminada que lo llevó al borde de la extinción. Actualmente, sigue en peligro y sus principales amenazas son la acción humana y la destrucción de su hábitat.