×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


No más contaminación por plásticos

El plástico produce desde envenenamiento y daños a la vida marina hasta la alteración de las hormonas humanas, además de ensuciar nuestras playas y paisajes y colmar los vertederos. El crecimiento exponencial de los plásticos amenaza, por lo tanto, la supervivencia de nuestro planeta.

Según datos publicados por la BBC, desde su invención en 1907, se han producido 8.300 millones de toneladas métricas de plástico no reciclado. Estos plásticos han generado 6.300 millones de toneladas de residuos. Tan sólo el 9 por ciento de ellos ha sido reciclado y el 12 por ciento ha sido incinerado. Por lo tanto, el 79 por ciento restante (5.500 millones de toneladas) se ha acumulado en vertederos o ensuciado el medio ambiente.

Se calcula que, cada año, los océanos reciben 8 millones de toneladas de plásticos. Si esta tendencia continúa, en 2050 habrá más plástico en los mares que peces en términos de peso, según un reciente informe de Davos.

El New York Times publicó recientemente un estudio que señalaba que la causa principal del aumento en la producción de plástico es el aumento de los envases de plástico. En 2015, el embalaje representó el 42 por ciento del plástico producido. Ese año, los envases también constituyeron el 54 por ciento de los plásticos desechados.

En 2011, más de 690.000 toneladas de envases de plástico se pusieron en el mercado sólo en España, donde se recicla menos de un 35 por ciento de esos envases cada año.

En respuesta a todos estos datos, el Día de la Tierra 2018 se enfoca fundamentalmente en cambiar la actitud y el comportamiento humano sobre los plásticos y catalizar una reducción significativa en la contaminación plástica.

Más recursos:
Campaña ONU mares limpios
Infografía mar de plástico
AquaeTV: consejos para no contaminar
Tatuar la fruta para reducir la contaminación