×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Jeanne Baret, la primera en dar la vuelta al mundo

Jeanne Baret fue una botánica francesa y está considerada como la primera mujer en dar la vuelta al mundo a través de sus océanos.

Jeanne Baret fue una botánica francesa y está considerada como la primera mujer en dar la vuelta al mundo a través de sus océanos. Fue entre los años 1767 y 1776, cuando la oceanografía no existía como ciencia, y lo hizo disfrazada de hombre. El reconocimiento de su papel como primera mujer en circunnavegar el globo y sus trabajos científicos quedaron en un segundo plano hasta el año 2019, cuando Glynis Ridley publica el libro El descubrimiento de Jeanne Baret.

Tras la muerte de su padre, Baret abandonó la granja familiar en la localidad de La Comelle y comenzó a trabajar como institutriz del hijo del científico Philibert Commerson, con quien aprendería botánica y se convertiría en su ayudante.

En 1767, la vida de Baret cambia completamente y casi se convierte en un relato novelesco. Commerson es invitado a participar en la primera expedición francesa que daría la vuelta al mundo, empleando para ello dos barcos de guerra franceses bajo el mando de Louis Antoine de Bougainville. Baret se unió con Commerson en condición de ayudante, sin embargo, tuvo que disfrazase de hombre: estaba prohibido a las mujeres embarcarse en naves de la Marine Royale. En 1768, en Tahití, fue descubierta y, más adelante, obligada a abandonar la nave en Isla Mauricio, junto a Commerson, quien fallecería en 1773.

Sin recursos, Baret abrió un cabaré en Port Louis, donde conoció a Jean Dubernat, un oficial naval francés con quien se casa en 1774, pudiendo de esa manera regresar a Francia. Al hacerlo, completaría la vuelta al mundo a través de sus océanos. En 1776 llegó a Francia con una colección de 5.000 especies de plantas y el propio rey Luis XVI felicitó a Barey y la concedió una renta vitalicia. Pero durante años, su figura cayó en el olvido.