fbpx
Wiki Explora
Fundación Aquae > Las estalagmitas y estalactitas

Las estalagmitas y estalactitas

Compartir en
Las estalagmitas y estalactitas son dos tipos de formaciones de cuevas y cavidades (espeleotemas) de forma conoidal que se van formando por precipitación química.

Las estalagmitas se sitúan en el suelo y las estalactitas en el techo. En entornos naturales suelen aparecer en cuevas calizas donde se forman por depósitos de carbonato cálcico.

Tanto las estalagmitas como las estalactitas se forman por la precipitación de minerales disueltos en agua. El agua se va filtrando por el suelo y a su paso va disolviendo minerales kársticos que son solubles en agua, generalmente carbonatos como la calcita o la dolomía y sulfatos como el yeso. Cuando el agua con los minerales disueltos alcanza una cavidad, la capacidad de disolución del mineral cambia y este precipita, es decir, se hace sólido de nuevo y se acumula poco apoco.

La modificación de la capacidad de disolución del agua al llegar a la cavidad se debe a varios factores. Los más importantes son la evaporación y, en el caso de los carbonatos, la concentración de dióxido de carbono en el aire de la cavidad. En el aire de las cuevas suele haber una alta concentración de CO2 y parte de él, aunque muy poco, se disuelve en agua como carbonato compitiendo con los carbonatos procedentes de los minerales. Como la solubilidad del CO2 en agua es muy baja y el aire del interior de las cavernas suele estar cargado de humedad, ambos efectos son muy lentos, lo que provoca que la formación de las estalactitas y estalagmitas en cavidades naturales sea un proceso que puede durar cientos o miles de años.


Foto: Cuevas del Drach, en Mallorca / © CC0 Public Domain

En el centro de las estalactitas queda un conducto por el que sigue fluyendo el agua cargada de minerales, lo que la diferencia de otras formaciones morfológicamente similares. En la punta de las estalactitas el agua va goteando y cayendo al suelo dónde la acumulación de precipitados va formando las estalagmitas. Por eso es muy frecuente que las estalagmitas y estalactitas estén una frente a la otra en el techo y suelo. Al ir creciendo se van acercando y cuándo llegan a unirse forman las estructuras conocidas como columnas de acrecencia.

Además de que las estalactitas estén en el techo y las estalagmitas en el suelo, una importante diferencia entre ambas es que las estalagmitas son macizas y no interviene ningún conducto central en su formación como ocurre en las estalactitas. Dado el proceso de formación, morfológicamente las estalactitas suelen ser más alargadas y puntiagudas mientras que las estalagmitas suelen ser presentar formas más redondeadas y más irregulares.

Ver también:

Compartir en