×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024


Tres variables energéticas contra el cambio climático

El Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático ha llevado a cabo un análisis de los beneficios y las desventajas de las medidas para lograr la descarbonización del sector eléctrico y frenar el cambio climático: recomienda el uso de energía eólica y solar, por encima del carbono en combinación con biomasa y fósiles y de la bioenergía.

A través de una combinación de múltiples sistemas de modelado, un equipo internacional de investigadores dirigido por el Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) ha cuantificado los beneficios y desventajas reales de los tres caminos principales para la descarbonización.

El suministro de electricidad es uno de los mayores emisores de CO2 a nivel mundial. Para mantener el calentamiento global por debajo de los 2°C, hay varios caminos que conducen a lograr las cero emisiones en el sector energético, aunque cada uno puede tener sus posibles impactos ambientales, como la contaminación del aire y el agua, el uso del suelo o la demanda de agua.

Según el análisis, depender principalmente de la energía eólica y de la solar generaría tan solo beneficios para la salud de las personas y del planeta. Gunnar Luderer, autor principal del estudio, ha declarado que «al observar el panorama general, desde las emisiones directas de las instalaciones de energía y la extracción de minerales y combustibles para su construcción y operación, hasta los terrenos necesarios para la infraestructura de suministro de energía, encontramos que la mejor apuesta para las personas y el medio ambiente es confiar principalmente en la energía eólica y solar«.

Para el estudio, los autores compararon tres escenarios de descarbonización del sector eléctrico para el año 2050 con relación al objetivo de conseguir las metas medioambientales: uno centrado en la energía solar y eólica; un segundo basado en la captura y almacenamiento de carbono en combinación con biomasa y fósiles; y un tercero de tecnología mixta, como la bioenergía. Los tres escenarios requieren de un mayor uso del suelo para la producción de energía, sobre todo en la tercera opción.

Alexander Popp, jefe del grupo de gestión del uso de la tierra en el Instituto Potsdam, explica esta última cuestión al señalar que «la tierra es un recurso finito en nuestro planeta. Dada la creciente población mundial con alta demanda de electricidad y alimentos, las presiones sobre la tierra y los sistemas alimentarios también aumentarán. Nuestro análisis ayuda a obtener las magnitudes correctas cuando hablamos de veces muy aclamada tecnología de bioenergía«.

Producir electricidad de manera sostenible con el clima puede traer grandes beneficios para nuestra salud, principalmente debido a la reducción de la contaminación del aire por la quema de combustibles.  «Uno de los principales ganadores de la descarbonización es la salud humana: cambiar a la producción de electricidad basada en energías renovables podría reducir los impactos negativos en la salud hasta en un 80%. Esto se debe principalmente a una reducción de la contaminación del aire por la quema de combustibles. Además, las cadenas de suministro de la energía eólica y solar son mucho más limpias que la extracción de combustibles fósiles o la producción de bioenergía«.

Para esta transición hacia una industria energética más sostenible se debe tener en cuenta la necesidad de más recursos de tierra y minerales, por lo que se hace necesario decisiones inteligentes para limitar el impacto de estas nuevas demandas en otros objetivos sociales, como la conservación de la naturaleza, la seguridad alimentaria o incluso la geopolítica.

 


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de "Política de cookies".

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: