×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Informe IPCC: El aumento del nivel del mar es imparable

El “Informe Especial sobre el Océano y la Criosfera en un Clima en Cambio (SROCC)” desarrollado por la ONU, lanza una serie de conclusiones que no pueden ser más alarmantes.

El informe especial del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) sobre el calentamiento y océanos lo lleva a cabo un grupo internacional de expertos que revisa y unifica el conocimiento y la información sobre el cambio climático a partir de los estudios científicos publicados. Para su elaboración han participado más de 100 investigadores de 36 países -19 de los cuales son países en desarrollo-, que han revisado alrededor de 7.000 publicaciones.

En conjunto, el informe pone de relieve los beneficios que supondría la adaptación de medidas ambiciosas y efectivas para el desarrollo sostenible y, a la inversa, se evidencia que postergarlas entrañaría un incremento de los costos y de los riesgos.

5 importantes conclusiones

  • Los habitantes de las regiones de alta montaña estarán cada vez más expuestos a peligros y cambios en la disponibilidad de agua.
  • El nivel del mar seguirá subiendo. De aquí a 2100 podría llegar a registrar una elevación de entre aproximadamente 30cm y 60cm incluso lográndose una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero y manteniendo el calentamiento global muy por debajo de 2°C. Si las emisiones siguen aumentando con fuerza, la subida del nivel de las aguas podría oscilar de 60cm a 110 cm.
  • Mayor frecuencia de episodios de nivel del mar extremo, como los que tienen lugar, por ejemplo, durante las mareas altas y las tormentas intensas. Los datos indican que, con cada grado de calentamiento adicional, aquellos fenómenos que en el pasado se producían una vez cada 100 años, podrían tener una periodicidad anual a mediados de siglo, potenciando los riesgos a los que están expuestas muchas islas pequeñas y ciudades costeras de baja altitud.
  • El calentamiento de los océanos y los cambios en su química ocasionarán alteraciones en especies de todos los niveles de la trama alimentaria oceánica, repercutiendo en los ecosistemas marinos y las personas que dependen de ellos. Los océanos han absorbido más del 90% del exceso de calor del sistema climático, pero de aquí a 2100 pueden absorber entre dos y cuatro veces más calor si el calentamiento global se limita a 2°C; ahora bien, si las emisiones son más elevadas, la absorción será entre cinco y siete veces mayor.
  • Pérdida de hielo marino en el Ártico y deshielo del permafrost. En el Ártico, los valores mensuales de extensión del hielo marino disminuyen todos los meses del año, y su espesor no deja de menguar. La estabilización del calentamiento global en 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales supondría que el hielo desaparecería del océano Ártico una vez cada 100 años. Sin embargo, con un calentamiento global de 2 °C, esa circunstancia podría llegar a producirse cada tres años.