×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Chile lidera la lucha contra el cambio climático

Chile se encuentra en la vanguardia en la lucha contra el cambio climático, liderando la Alianza de la Ambición Climática junto a otras 70 naciones con el objetivo de recortar las emisiones de efecto invernadero. Chile prevé neutralizar sus emisiones de gases de carbono para el año 2050. Un marco perfecto para afrontar la organización del COP25, del cual es anfitrión.

Desde su posición como anfitrión de la próxima COP25, Chile lidera la lucha contra el cambio climático no solo por su labor contra la emisión de gases de efecto invernadero, sino también por el desarrollo de una ambiciosa agenda nacional contra la crisis climática. Sus medidas se presentan como un posible modelo a exportar al resto de los países para cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) se desarrollará en Chile, presidida por Carolina Schmidt, ministra de Medio Ambiente de Chile, para quien “el calentamiento global es una realidad innegable y se posiciona como el mayor desafío ético y económico que enfrenta la humanidad. Avanzar hacia un desarrollo sostenible es el único camino posible”.

El presidente Sebastián Piñera, junto a Schmidt y otros ministros de su gobierno, se ha reunido esta semana con Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), para trazar las líneas de la reunión del COP25.

“El esfuerzo ha sido extraordinario y el avance es muy satisfactorio”, destacó la encargada de la ONU sobre la preparación de Chile para la cumbre.

El anfitrión del COP25 considera que es necesario no solo llevar a cabo acciones y cambios efectivos y contundentes frente al cambio climático, sino también crear modelos que, a nivel global, puedan proporcionar resultados económicos y de desarrollo sostenibles para todos los países.

Así, el país latinoamericano planea cerrar sus 28 centrales eléctricas de carbón para el año 2040. Como sustitución, combinará electricidad con energías renovables con el objetivo de, para el año 2050, haber alcanzado la neutralidad total de emisiones de carbono.

Además, para el año 2025, Chile quiere obtener un 20% de su energía de fuentes renovables como eólica o solar; el objetivo: conseguir en el futuro una independencia y seguridad energética sostenible y limpia que pueda ser exportable.

Estas medidas responden a una situación muy particular en Chile, en donde el cambio climático está afectando a todos los sectores, a pesar de que tan solo emite el 0.35% de CO2 del mundo. El país ha experimentado en los últimos años una gran sequía, numerosos incendios forestales, una retirada de sus glaciares generalizada y un aumento de las temperaturas extremas. De hecho, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) predice que para el año 2040 Chile podría ser el país con mayor escasez de agua del hemisferio occidental.