×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Los 6 lugares que más sufrirán el cambio climático

El cambio climático está afectando, y seguirá haciéndolo, a todos los países del mundo. Pero el impacto no será igual en todos ellos: el “Climate Change Vulnerability Index” señala a estos seis lugares como los que más sufrirán sus consecuencias.

El cambio climático es una amenaza globalizada. Pero los países que se encuentran en desarrollo, regiones con una pobreza generalizada y estados con gobiernos ineficaces son aquellos que enfrentan unos riesgos más elevados y graves frente al cambio climático. En gran medida, porque no tienen los medios suficientes para su prevención y mitigación.

El impacto del cambio climático, tanto en el presente como en el futuro, se puede prever, pero hay muchos factores que entran en juego. Algunos de ellos son imprevisibles, como el aumento de las temperaturas y los sucesos de clima extremos; pero hay otros que sí pueden tenerse en cuenta para anticipar que unos lugares sufrirán más que otros. Así, el “Climate Change Vulnerability Index” ha elaborado una lista en la que los siguientes 6 países y lugares serán los más afectados.

 

Lagos, Nigeria

La ciudad de Lagos, en Nigeria, se encuentra en extremo riesgo debido a que su población se está expandiendo: es una de las ciudades de más rápido crecimiento en el mundo, algo que ejercerá una enorme presión sobre sus infraestructuras y sus recursos naturales. De aquí en 15 años se calcula que podría duplicar su población, mientras que sus recursos permanecerían iguales. 

A esto se debe añadir que sus habitantes experimentarán más días calurosos y sequías. Su economía se verá afectada por el cambio climático, dado que la ciudad se encuentra en el Golfo de Guinea y el aumento del nivel del mar afectaría a la erosión costera, contaminaría el agua potable y dañaría la agricultura local y a la industria pesquera.

 

Haití

Es un país que se encuentra en una zona propensa a los huracanes. Aunque los científicos no se ponen de acuerdo sobre la relación entre cambio climático y la frecuencia e intensidad de los huracanes, la mayoría sí coincide en que se están volviendo más húmedos e intensos. Dado que Haití es un país pobre, cuando se ve afectado por un huracán cuenta con una capacidad de recuperación muy escasa. 

Si aumenta el número de fenómenos extremos lo tendrá mucho más complicado, dado que no pasará el tiempo suficiente entre uno y otro. Sus habitantes dependen de la agricultura y el aumento del mar contamina el agua dulce, lo que afecta no solo a los cultivos sino también al agua potable.

 

Yemen

Los países con instituciones y gobiernos más débiles enfrentarán el cambio climático con más problemas. Es el caso de Yemen. Desde 2015 se encuentra en una guerra civil que, además de las numerosas víctimas humanas, ha producido hambruna, un saneamiento deficiente y falta de agua limpia, según las Naciones Unidas. Consecuencias que la crisis climática aumentará debido a la imposibilidad de tomar medidas específicas ante ella.

 

Manila, Filipinas

Filipinas, en general, se encuentra siempre en alto riesgo de sufrir desastres naturales (terremotos, tsunamis, inundaciones y huracanes). Pero Manila, al encontrarse en la costa y tener una abundante población, es especialmente vulnerable a ellos. Las evacuaciones son complicadas, así como las reconstrucciones tras esos fenómenos debido a una carencia de infraestructuras con un drenaje y un saneamiento ineficaces. 

No obstante, el gobierno del país ha creado una Comisión de Cambio Climático para implementar medidas y solucionar esas carencias de recursos y así propiciar recuperaciones más rápidas para su población.

 

Kiribati

El aumento del nivel del mar podría, en las próximas décadas, borrar a Kiribati del mapa. Aunque está tomando medidas para prepararse, tiene algunas limitaciones: se encuentra a un nivel del mar muy bajo y está asentada sobre islas de arrecifes. 

Algunas de ellas son la plantación de manglares y la creación de muros de contención. Pero ese aumento del mar implica la contaminación del agua dulce y el daño de su suelo de cultura, además de mermar su industria pesquera, vital para su población.

 

Emiratos Árabes

Su problema principal se encuentra también en su ubicación, que sitúa los Emiratos Árabes en grave riesgo de sufrir estrés hídrico. Sin embargo, y a diferencia de otros países en la misma situación, posee una economía rica que permite el poder invertir en infraestructuras para mitigar el cambio climático. Por ejemplo, construir espacios con la temperatura controlada, invertir en energía verde o desarrollar cultivos que puedan adaptarse a las temperaturas más elevadas. Pero las grandes diferencias sociales y económicas del país hacen que las capas más desfavorecidas sufran más las consecuencias del cambio climático.