×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


¿Por qué no hay suficiente oxígeno en el Mar Menor?

Decenas de miles de peces y crustáceos han aparecido muertos en la orilla del Mar Menor (Murcia): debido a la falta de oxígeno en el agua quedaron atrapados en una bolsa anóxica que ha ocasionado su asfixia. Un suceso que ha trascendido y ha puesto de relieve una problemática mucho más profunda en toda la zona.

Las imágenes de miles de peces y crustáceos agonizando y muriendo en las orillas del Mar Menor resultan tan impactantes como tristes y preocupantes. Doradas, lubinas, quisquillas, anguilas y cangrejos son algunas de las especies presentes frente al parque regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, epicentro de un suceso muy grave y cuyas pérdidas en todos los sentidos se consideran casi incalculables.

El Mar Menor es la albufera de agua salada más grande de España y posee unas características propias que son únicas, gozando de una gran protección medioambiental. Y, sin embargo, ha sido en sus aguas donde han aparecido miles de peces y crustáceos muertos por asfixia.

Si bien la investigación sobre lo sucedido sigue abierta, existen diferentes acercamientos a las causas de este desastre medioambiental que ha afectado a diversas especies y que ha trastocado la biodiversidad de este ecosistema.

Las autoridades locales señalaron que probablemente se deba a las consecuencias de los arrastres que provocó la DANA, popularmente conocida como ‘gota fría’, y que la zona murciana sufrió hace unas semanas. Así, uno de estos arrastres, unido al viento de levante, pudieron formar una bolsa de aire carente de oxígeno -una anoxia-, que resulta del todo incompatible con la fauna de la albufera.

Pero se trata de un incidente muy grave y de gran alcance que ha llevado a que la fiscalía haya abierto una investigación y que tiene como centro la apertura, ya sea de manera accidental o intencionada, de un tanque de tormentas en San Pedro del Pinatar, la cual pudo liberar una gran cantidad de agua contaminada a las playas. La DANA habría sido el detonante para crear esa anoxia tan letal para tantas especies.

Porque la zona ha sufrido a lo largo de los años episodios de gotas frías, por lo que es posible que la DANA no sea la única culpable. Por otro lado, desde hace años se viene denunciando el deterioro que experimentaba el agua del Mar Menor, en gran medida por la actividad derivada de la eutrofización, esto es, el aumento de la concentración de compuestos de nitrógeno en el agua. Desde las fincas de regadío llegan muchos nutrientes arrastrados por los fertilizantes que no han sido absorbidos por los cultivos.

Un exceso de nutrientes en las aguas produce una aceleración del crecimiento de algas y plantas acuáticas superiores, lo cual altera las condiciones a mayor profundidad al evitar que llegue suficiente luz y oxígeno. Una problemática que desde hace unos años se viene denunciando. El aumento de la concentración de nitratos se debe a la acción humana y tiene muchas ramificaciones y agentes implicados.

Una situación que ha convertido las aguas del Mar Menor en un ecosistema deteriorado con claros problemas de transparencia de las aguas, de salinidad y de oxígeno. El grave episodio de los miles de peces muertos es un paso más en una problemática que exige una acción inmediata para revertir dicho deterioro.