Campus logo

Ideas y trucos para vivir sin plásticos

Muchos estamos sensibilizados con la necesidad que es posible vivir sin plástico, pero en el día a día a veces, nos encontramos en situaciones en las que no sabemos cómo reducir su uso. Patricia Reina y Fernando Gómez, autores del blog vivirsinplástico.com y autores del libro del mismo nombre, nos cuentan su experiencia sobre como lograron vivir sin plástico de forma sencilla.

La pandemia nos ha puesto de manifiesto que el plástico es un material imprescindible en el ámbito sanitario. Aunque la necesidad de contener la propagación del virus ha causado que el plástico también se instale por este motivo en nuestra vida, dificultando así la idea de que vivir sin plástico es posible. Sin embargo,  nuestra conciencia sobre los problemas de sostenibilidad de los plásticos no debe debilitarse. Las cifras así lo exigen.

Tan solo los océanos reciben aproximadamente entre 8 y 13 millones de toneladas de residuos plásticos al año que dañan la biodiversidad y los ecosistemas marinos. Una botella de plástico tarda hasta 500 años en descomponerse y en los fondos marinos la situación empeora. Allí, donde se acumulan la mayor parte de los plásticos que se vierten en mares y océanos, se desconoce cuánto tiempo tardan los plásticos en descomponerse debido a las bajas temperaturas y la falta de luz que retarda este proceso.

Cambiar de hábitos es fácil

El próximo año aparece como un año crucial en la lucha contra el empleo abusivo del plástico. La legislación europea y las medidas impuestas por distintos Gobiernos son un paso importante, pero aún hay que hacer más para dar una respuesta al que está considerado como uno de los principales problemas ambientales del planeta. Nosotros, con nuestros hábitos podemos reducir considerablemente la contaminación por plásticos, pero ¿por dónde empezar?

Patricia Reina y Fernando Gómez nos explican en esta master class cómo hacerlo. Ellos mismos vivieron esta experiencia en 2015 cuando decidieron empezar a vivir sin generar residuos plásticos, un proceso que “fue largo, pero divertido” y que en quince semanas lo consiguieron. Abrieron un blog, vivirsinplastico.com, como una forma de comprometerse públicamente para que el reto llegara a buen término. Desde 2016, todos los plásticos que usan les caben en un tarro de algo más de un litro.

Consejos para vivir sin plástico

En esta Master Class comparten consejos y trucos sencillos para que ir a la compra, la higiene, la cosmética, la limpieza del hogar o el ocio no se conviertan en vías para sucumbir al consumo abusivo de plástico y conseguir reducir su uso . “Son cambios que podemos hacer poco a poco. No hace falta que sea de un día para otro. Vivir sin plástico es mucho más fácil de lo que parece”, aseguran.

Cuando empezaron a hacer las primeras fotos de sus residuos plásticos se dieron cuenta que los envases de comida constituían una de las partes más importantes de sus residuos. Fernando asegura que incluso llegó a estresarse “porque seguía yendo a comprar a los mismos sitios esperando resultados diferentes y eso no ocurría”.

Son cambios que podemos hacer poco a poco. Vivir sin plásticos es más fácil de lo que parece

Ahora los supermercados están incorporando la posibilidad de comprar a granel, nos hablan sus ventajas y qué pautas hay que seguir para que lo hagamos de forma sencilla. Esto es una de las recomendaciones que nos ayudarán a vivir sin plástico. “España ha sido siempre un país con tradición a granel y últimamente estos pequeños negocios están resurgiendo con más fuerza, así que aprovechémoslo”, aseguran.

El baño también es otro de los puntos críticos donde podemos acumular muchos productos y nos enseñan las posibilidades que nos ofrece la cosmética sólida. También nos muestran cómo han hecho para reducir los productos de limpieza y nos ofrecen recomendaciones para que cuando salgamos de casa no rompamos nuestro propósito de consumir menos plástico. Además, dedican un apartado a lo que podemos hacer para no abusar de los desechables con la pandemia.

Por último, nos recuerdan, que “cada segundo, 160.000 personas utilizan una bolsa de plástico y que la suma de pequeñas acciones individuales resuelve una gran parte de los problemas medioambientales”. Vivir sin plástico es posible.