Fundación Aquae > Últimas coordenadas

Últimas coordenadas

Faltan diez horas, dijo ella. Yo calculé que serían cinco menos. La voz que yo mismo programé, habló con tanta dulzura que me resigné.

Unos minutos después, sentado, al mando de la nave, creí sentir su mano en mi hombro.

No encontraré dónde aterrizar en este planeta árido, cavilé. La voz de Galatea sonó entrecortada: Reprogramar bitácora. Los motores se apagaron.

Está bien, pensé, no me salvaré, pero sabré el lugar exacto en el que mi último pensamiento se desvanecerá.

Félix Mauricio Molina Leguizamo