#Trashtag, el challenge por un mundo más limpio

Estamos acostumbrados a que salgan retos virales por redes sociales casi a diario, pero no tanto a que tengan un componente positivo e inteligente. Es el caso de #trashtag, el “challenge” que se está poniendo de moda estos días.

Inicio del #trashtag

Al parecer todo comenzó el pasado 5 de marzo cuando, desde su cuenta de Facebook, Byron Román, un director educativo de Phoenix, Estados Unidos, mostró en su perfil dos fotografías. En una de ellas, aparecía sentado en el campo sobre un suelo lleno de basura; en la otra, de pie en la misma ubicación y frente a diversas bolsas que contenían los desechos que había recogido. Román hacía un llamamiento a los “jóvenes aburridos” para que aceptasen el desafío: buscar un espacio lleno de basura, fotografiarlo, limpiarlo, y mostrarlo después impoluto. Aunque también se señala a un post en Reddit como el posible inicio de este “challenge”.

Otra versión es que Steven Reinhold comenzó el TrashTag Challenge en 2015 después de tirar basura accidentalmente en un viaje por carretera. Prometió recolectar 100 pedazos de basura. En este viaje por carretera, fuimos a todos estos parques nacionales diferentes y básicamente estábamos geolocalizando la basura mientras la recogíamos ”, dijo Reinhold. “En algún momento, dijimos ‘¿por qué no ponerle un hashtag #trashtag?’”. Reinhold se asoció con UCO Gear y desarrolló un programa de limpieza de embajadores que difundió el desafío en la comunidad al aire libre.

Viralización 

La publicación se volvió viral y se compartió más de 300.000 veces, lo que provocó más de cincuenta millones de nuevas publicaciones e imitadores que buscaban superar a Román o simplemente aumentar el impacto de los esfuerzos de #trashtag.

Se han realizado limpiezas de etiquetas de basura a nivel mundial en ciudades, montañas, ríos y playas. Han ido desde el Monte Everest hasta excursiones de buceo submarino. Se han llevado a cabo desafíos de limpieza en todo el mundo, incluidos Estados Unidos, Argelia, Malasia, México, India, Nepal, Noruega, Escocia, Taiwán y China, y también se han replicado en otros idiomas, como “#basurachallenge” para español.

Son más que “adolescentes aburridos” quienes han hecho su parte. Personas de todo el mundo están recolectando basura de los espacios al aire libre en su área. El Día Nacional de la Limpieza mantiene el sitio web Trashtag.org para apoyar a las personas y organizaciones que realizan eventos #Trashtag. El Día Nacional de la Limpieza, Keep America Beautiful, Ocean Conservancy, el Día Mundial de la Limpieza y el Día de la Tierra defienden el Desafío Trashtag como una forma de limpiar y mantener limpio el exterior.

Los jóvenes y el #trashtag

En cualquier caso, lo cierto es que, en cuestión de días, el #trashtag está creciendo. En un momento en el que, alrededor del mundo, los jóvenes parecen estar tomando una mayor conciencia medioambiental y sobre la lucha contra el cambio climático o, al menos, lo están mostrando mediáticamente, una iniciativa como #trashtag puede haber surgido en el momento preciso. Era la intención de Román, evidentemente, concienciar, aunque no solo a la juventud. Quería crear un reto global que se comparta y que tenga una finalidad real más allá.

Esta iniciativa no es la primera, a ella hay que sumar algunas anteriores como #cleanupnature o #YoElijoPlaneta, ha conseguido ya llegar a diferentes países, con fotos en redes sociales de países como Filipinas, Australia, México o España de limpieza de playas, pero también de otros usuarios mostrando tareas de limpieza en parques y zonas verdes.

Hay quien pone en duda que el #trashtag sea algo más que una moda pasajera, como gran parte de lo que sucede en redes sociales, pero lo que está claro es que mientras dure, estamos ante un desafío comprometido con el medio ambiente y con los demás que puede aportar mucho. Cuando más crezca el “challenge”, más limpio estará el planeta.