Plantar árboles contra el cambio climático

Un estudio publicado en Science lo deja claro: hay una manera de combatir el cambio climático y la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera, plantando muchos árboles en todo el planeta. Fundación Aquae, con su proyecto “Sembrando O2”, lleva desde 2015 trabajando en esa dirección reforestando y plantando árboles.

El cambio climático, o, como se comienza a llamar en algunos medios, la crisis climática, es un grave problema. Nos estamos enfrentando a él desde hace tiempo y sus estragos son cada vez más contundentes. Pero según un nuevo estudio publicado por la prestigiosa revista científica Science, científicos sugieren que hay mucho espacio libre en el planeta donde plantar árboles.

Gracias al proceso de fotosíntesis, los árboles son capaces de absorber CO2 de la atmósfera y expulsan como desecho el oxígeno que necesitamos para vivir. De esta manera, los árboles actúan como sumideros naturales gracias a su capacidad de absorción de dióxido de carbono, un gas que las plantas necesitan para crecer.

La deforestación es una práctica que tiene graves consecuencias sobre el entorno natural, pero también sobre la vida del ecosistema. Cuando los árboles se pierden, aumentan los niveles de dióxido de carbono que hay en la atmósfera. Es así como se producen el efecto invernadero y el aumento de las temperaturas.

¿Por qué son importantes los árboles?

Más árboles contra el cambio climático

Según los cálculos de este estudio, añadiendo un billón de hectáreas reduciría en un 25% el dióxido de carbono de la atmósfera. Para la investigación, desarrollada en el ETH-Zurich en Suiza, usaron un software basado en la ingeniera de Google Earth. Con él generaban un modelo predictivo para mostrar las zonas del planeta donde podrían plantarse más árboles.

El profesor Tom Crowther, el autor principal del estudio, ha declarado que “nuestro estudio se muestra con claridad que la reforestación de bosques es la mejor solución disponible en la actualidad contra el cambio climático disponible y brinda pruebas sólidas para justificar la inversión”. Si se actúa ahora, se podría reducir el dióxido de carbono en la atmósfera hasta en un 25%. Así se alcanzarían los niveles vistos por última vez hace casi un siglo.

Sin tener en cuenta los árboles, las tierras agrícolas y las áreas urbanas existentes, los investigadores encontraron que había 0,9 mil millones de hectáreas que podrían ser utilizadas para los nuevos árboles. Una vez que están maduros (entre 50 a 100 años), estos árboles podrían extraer hasta 200 gigatoneladas de dióxido de carbono de la atmósfera.

Recuperar la masa forestal es un imperativo global. Especialmente en los lugares donde la deforestación se ha llevado a cabo de forma más intensiva. La estrategia consiste en reforestar las zonas afectadas y realizar tareas de plantación de árboles en áreas con terreno fértil donde aún no hay árboles. Una revisión del estudio sugirió que no existe “ninguna otra solución actual de reducción de carbono cuantitativamente tan grande en términos de captura de carbono” que la reforestación.

Fundación Aquae, desde 2015, reforestando y plantando árboles

Desde el año 2015, Fundación Aquae desarrolla el proyecto ‘Sembrando O2’, con el cual ha llevado un trabajo de reducción y compensación de las emisiones de CO2 a través de una iniciativa de reforestación y plantación de árboles. Porque los árboles cumplen una doble función. Por un lado, absorben CO2, por otro lado, generan oxígeno. Por tanto, plantar árboles y ayudar a reforestar zonas afectas por incendios o sequía, ayudan a reducir la contaminación atmosférica. Así se combate mediante un aire más limpio y la absorción de CO2.

Un proyecto que ha llevado a Fundación Aquae a recibir el Triple Sello ‘Calculo+Compensa+Reduzco’. Se trata de un reconocimiento otorgado por la Oficina Española de Cambio Climático (OECC) del Ministerio para la Transición Ecológica. De esta manera, Fundación Aquae se convierte en la primera empresa de ámbito privado en conseguir este sello.

La obtención de este sello demuestra que la iniciativa de Fundación Aquae se encuentra en una de las líneas de lucha contra el cambio climático más efectivas. Esta estrategia dota al planeta de pulmones y de una solución natural para limpiar la atmósfera de dióxido de carbono.