Campus logo
Aquae

Reducir el riesgo de futuras pandemias zoonóticas

Predecir futuras pandemias zoonóticas es el objetivo del nuevo estudio del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente

La explotación de áreas naturales, el consumo de animales y el comercio de la vida silvestre son algunas de las causas que potencian la aparición de enfermedades infecciosas y pandemias zoonóticas como la Covid-19. Por ello, esta crisis sanitaria evidencia la necesidad de establecer una serie de acciones interdisciplinarias que ayuden a prevenir futuros brotes zoonóticos y que ayuden a proteger el medio ambiente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la zoonosis como un grupo de enfermedades infecciosas que se transmiten de forma natural de los animales a los seres humanos. Las enfermedades zoonóticas pueden ser provocadas por virus, bacterias, parásitos y hongos. Los alimentos suelen ser la principal fuente de infecciones zoonóticas al consumir animales infectados por algún tipo de estos patógenos.

Ante la situación provocada por la pandemia mundial del coronavirus, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente junto al Instituto Internacionales de Investigaciones Pecuarias ha elaborado un informe que tiene como objetivo reducir el riesgo de futuros brotes zoonóticos que nos llevan a otra crisis sanitaria como la que atravesamos.

Las especies silvestre son la causa común de las enfermedades emergentes en humanos

Las enfermedades zoonóticas emergentes suponen una amenaza para la salud humana y animal, el desarrollo económico y el medio ambiente. La mayor carga de estas enfermedades recae en los lugares más vulnerables y con menos recursos. Sin embargo, las pandemias zoonóticas llegan a afectar a toda la población, pero las pérdidas monetarias son mucho mayores en los países de ingresos altos.

Estas son las diez respuestas para reducir el riesgo de pandemias zoonóticas en el futuro que plantean las Naciones Unidas en consenso con diferentes instituciones y organizaciones sanitarias:

  1. Sensibilizar sobre los riesgos sanitarios y ambientales, así como de la prevención de éstos.
  2. Mejorar la gobernanza en materia de salud, incluido el fomento de la participación de las partes interesadas en cuestiones ambientales.
  3. Ampliar la investigación científica de los aspectos ambientales de las zoonosis.
  4. Garantizar el cálculo de los costos financieros totales vinculados con las consecuencias sociales de las enfermedades.
  5. Mejorar el seguimiento y la regulación de los sistemas alimentarios mediante enfoques basados en el riesgo.
  6. Eliminar gradualmente las prácticas agrícolas insostenibles.
  7. Desarrollar e implementar medidas de bioseguridad más estrictas.
  8. Mejorar la salud animal (incluyendo servicios sanitarios para las especies silvestres.
  9. Fortalecer las capacidades del sector sanitario para integrar la dimensión de la salud.
  10. Incorporar e implementar planteamiento basados en el concepto “One Health”. Este es el método óptimo para prevenir los brotes y pandemias de zoonosis, así como para darles respuesta.

Predecir las pandemias zoonóticas

Cada vez con más frecuencia los microorganismos patógenos saltan de otras especies animales a las personas debido, principalmente, a la insostenibilidad de determinadas actividades humanas. El brote de la Covid-19 que ha derivado en una pandemia mundial es el resultado previsible de la forma en que el ser humano produce alimentos, comercia y consume animales, y altera el medio ambiente.

La relación entre el medio ambiente, la biodiversidad y las enfermedades infecciosas emergentes es muy compleja. Las especies silvestre son la causa común de este tipo de enfermedades en humanos, pero, sin embargo, los animales domésticos también pueden ser foco de transmisión así como amplificadores de zoonosis.

Alrededor del 60% de las infecciones humanas tienen un origen animal y el 75% se transmiten de especies animales a personas

Dichos vínculos junto a otras cuestiones relativas a la calidad del aire y el agua, la seguridad alimentaria y la nutrición y la salud física y mental, deben fundamentar las políticas dirigidas a abordar los desafíos planteados por las enfermedades infecciosas emergentes actuales y futuras, incluidas las zoonosis.

Factores que fomentan la aparición de zoonosis:

  1. El incremento de la demanda de proteínas animales
  2. La intensificación insostenible de la agricultura
  3. El aumento del uso y la explotación de las especies silvestres
  4. La utilización insostenible de los recursos naturales, acelerada por la urbanización, el cambio del uso del suelo y la industria extractiva.
  5. El aumento de los desplazamientos y el transporte
  6. Alteraciones en el suministro de alimentos
  7. Cambio climático.

El sistema alimentario, a estudio

A lo largo del informe realizado por la ONU se muestran las tendencias que están impulsando la creciente aparición de zoonosis. La excesiva producción de proteína animal y el desarrollo urbano e industrial han potenciado la aparición de estas enfermedades y su transmisión de animales a personas.

Se estima que alrededor del 60% de las infecciones humanas tienen un origen animal y que el 75% se transmiten de especies animales a los seres humanos. Los países con más recursos la infección directa por una zoonosis es poco frecuente y se suelen producir tanto a través de picaduras de insectos como, más frecuentemente, a través del sistema alimentario.

La relación entre el medio ambiente, la biodiversidad y las enfermedades infecciosas emergentes resulta es muy compleja pero fundamental para prevenir pandemias zoonóticas

Lo cierto es que el 50% de las enfermedades zoonóticas emergentes están vinculadas a la intensificación de la agricultura. Según el PNUMA, la producción de carne ha aumentado en un 260% en los últimos 50 años.

La ONU alerta del déficit de información científica en cuanto a las enfermedades de origen animal y anima a acelerar y potenciar el desarrollo de conocimiento y herramientas que ayuden a instituciones y gobiernos a reducir el riesgo de futuras pandemias.

Adoptar un enfoque “One Health”, que reúne conocimientos especializados médicos, veterinarios y ambientales, ayudará a los gobiernos, las empresas y la sociedad civil a lograr una salud perdurable para las personas, los animales y el medio ambiente por igual.