El mirlo acuático, una especie de ave que bucea

El asombro y la belleza se unen cuando observamos al mirlo acuático sumergirse, contra la corriente, en ríos de aguas puras en busca de alimento. Esta capacidad recuerda a la de otras especies como el cormorán moñudo o el zampullín cuellinegro. El canto no es una de las principales características de esta especie.

El Cinclus Cinclus, o más conocido como Mirlo Acuático, es una especie de ave paseriforme de la familia Cinclidae de tamaño medio que puede oscilar entre los 17 y 20 cm. Además de predominar los tonos pardos oscuros en su plumaje, el mirlo acuático posee una cola corta, pequeñas alas y un cuerpo algo rechoncho.

Nos encontramos ante una especie con un carácter inquieto que emite sonidos breves mientras se desplaza. Pero el canto no es la gran característica del mirlo acuático, a diferencia del realizado por el mirlo común, considerado como el más melódico que existe.

¿Cuál es su hábitat y dónde vive?

Su hábitat se encuentra en zonas con agua de buena calidad, como ríos de media o alta montaña con un curso rápido del agua. Por allí se mueve con gran soltura, concretamente entre las piedras de los ríos, ante de tomar la decisión de sumergirse en busca de alimento. Los desplazamiento del mirlo acuático se limitan a seguir el propio curso de los ríos en torno a los que habita. Esta especie se encuentra en regresión, es un ave muy sensible a la alteración de su hábitat. La contaminación, la degradación de ríos y la desaparición de alimento amenazan la supervivencia de esta ave.

La distribución del mirlo acuático tiene lugar por el Paleártico, donde además se han identificado diferentes subespecies, y el norte de África. En la Península Ibérica es más habitual de las regiones del norte, y sobre todo de los sistemas montañosos que allí se encuentran, aunque otra subespecie se distribuye por la zona sur (de forma más minoritaria y en enclaves concretos).

¿Qué come el mirlo acuático?

Su gran particularidad es que este pequeño mirlo es capaz de sumergirse bajo el agua de los ríos para buscar alimento entre algas, pequeños crustáceos y moluscos. Las inmersiones tienen una duración pocos segundos pero son continuas, tiempo más que suficiente para atrapar a las especies de invertebrados acuáticos que se convertirán en su alimento.

Esta capacidad del mirlo acuático recuerda a la de otras especies como el zampullín cuellinegro, un ave que se desenvuelve mejor en el agua que volando hasta el punto de que únicamente se le ve su cabeza y su pico, o el cormorán moñudo, que puede sumergirse más de 40 metros en busca de alimento.

De igual manera no deja absolutamente ningún lugar por rastrear en busca de alimento: guijarros, algas, etc. Por ejemplo, en los guijarros encuentra gran parte de los insectos que componen su alimentación.

¿Cómo se reproduce el mirlo acuático?

En las aguas más puras de nuestros ríos, en esas oquedades que hay entre las raíces de los árboles y las piedras de los molinos, anida el mirlo acuático. La nidificación nunca se da a grandes alturas y el ciclo reproductivo comienza con la llegada de la primavera. Los huevos de la puesta, entre 4 y 6, eclosionan transcurridas algo más de dos semanas, dando lugar a pollos que ambos progenitores ceban hasta que finalmente abandonan el nido tres semanas después de haber nacido.