El mirlo común, el ave con el canto más melódico

La principal seña de identidad del mirlo común es su canto, el más melódico que existe. Se adapta con facilidad a diferentes entornos, siendo bastante habitual su presencia en las zonas urbanas. Ha pasado de ser un ave migratoria a una especie sedentaria debido al progresivo aumento de las temperaturas.

Turdus merula, también conocido comúnmente como mirlo común, es una especie de ave paseriforme de la familia Turdidae con un marcado dimorfismo sexual. En este sentido, el plumaje del macho es diferente al de la hembra. Mientras que el primero posee el pico amarillo y un color negro azabache, la hembra tiene un pico con un tono pardo y el plumaje de su pecho es más apagado y rayado.

Estamos, sin duda, ante una de las especies más populares de nuestra geografía cuyo vuelo, muy ágil, se produce generalmente a baja altura. Sobre terreno firme sus desplazamientos son a base de pequeños saltos. Esta imagen contrasta sobremanera con su silueta cuando adopta una posición erguida. Su tamaño es similar al del autillo europeo, en torno a los 25 cm.

Canto del mirlo común

Una característica muy conocida del mirlo es su canto, que tiene lugar durante el primer semestre del año. Este sonido se considera uno de los más melódicos del mundo animal. El canto del mirlo común se puede escuchar con más fuerza durante el amanecer y el atardecer. Cabe destacar que esta especie de ave cuenta con la capacidad para cambiar el tono de su canto cuando quiere reproducirse o cuando busca pelea.

Se trata de una canción completa repleta de silbidos y melodías. Además, el mirlo también mueve las hojas con su pico, lo que genera un ruido cuando estas ya han caído al suelo.

¿Dónde vive y de qué se alimenta el mirlo común?

Esta especie es muy común en gran parte de Europa y norte de África. De igual manera ocurre en la Península Ibérica, donde se distribuye por toda ella a excepción de las islas más orientales del archipiélago canario.

A causa del crecimiento de las ciudades y el aumento de la temperatura por el cambio climático, el mirlo ha pasado de ser un ave migratoria a ser un ave sedentaria. Su fácil adaptación le permite poder habitar en diferentes entornos desde bosques frondosos hasta jardines y barrios urbanos. Su hábitat favorito es el compuesto por zonas cubiertas por árboles y matorrales. El mirlo común se comporta de manera diferente en cada hábitat: si viven cerca de los seres humanos son confiados, mientras que si lo hacen en espacios naturales tienden a ser huidizos.

En lo que respecta a su dieta, el mirlo común se alimenta fundamentalmente de insectos y algunos invertebrados como las lombrices y los gusanos. Por otra parte, entre sus depredadores sobresalen los halcones, la garduña o el zorro.

¿Cómo se reproduce?

Nos encontramos ante un ave territorial que permanece toda su vida, desde que llega en el primer año, en la misma superficie. No viven en grupo, sino que cada individuo delimita su propio territorio. El nido lo construye la hembra al inicio de la primavera con hierbas, pequeñas hojas y barro. Los huevos de mirlo común (entre 3 y 5) son incubados por la hembra durante casi dos semanas y los pollos permanecen en el nido el mismo periodo de tiempo, cuando pasan a esconderse entre la vegetación.