Los alimentos y el desarrollo sostenible

El 18 de junio es el Día de la Gastronomía Sostenible. El conjunto de platos y usos culinarios propios de un determinado lugar es una expresión más de la diversidad natural y cultural del planeta. Con la celebración de este día, NU intenta promover unos hábitos alimenticios —que incluyen la producción, preparación y consumición de alimentos— más respetuosos con el medio ambiente y con las tradiciones locales.

La alimentación sostenible puede desempeñar un papel fundamental en el desarrollo sostenible, sobre todo de las comunidades menos favorecidas. Y es que esta promociona el desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria, la nutrición, la producción sostenible de alimentos y la conservación de la biodiversidad.

Ventajas de fomentar los alimentos sostenibles

Implementar una gastronomía sostenible contribuye al cumplimiento del objetivo de desarrollo sostenibles número 2: “Un mundo #HambreCero para el 2030 es posible”, que es tema central de la campaña por el Día Mundial de la Alimentación que se celebró el 16 de octubre de 2018. Todo ello apunta a que este enfoque de la gastronomía reafirma la idea de que todas las culturas y civilizaciones pueden contribuir al desarrollo sostenible y desempeñan un papel crucial en su facilitación.

Algunas de las principales ventajas de la alimentación sostenible son las siguientes:

  1. Actúa contra el cambio climático. La industria ganadera es responsable de gran parte de las emisiones que causan el calentamiento global. Si la producción y consumo de alimentos de origen animal se redujese a la mitad, veríamos una reducción del 64% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2040.
  2. Protección de las masas forestales. La deforestación es una de las consecuencias más devastadoras de la producción ganadera. Si redujésemos la cantidad de productos de origen animal que consumimos, podríamos conservar el terreno.
  3. Una dieta basada en alimentos sostenibles ayuda a mejorar la salud y contribuye a la seguridad alimentaria. De hecho, la sostenibilidad es un factor clave en las muertes prematuras. Según un estudio publicado por la revista científica The Lancet en 2019, 11 millones de vidas se podrían salvar si nuestras dietas fueran más sostenibles.
  4. Preservación de los recursos hídricos. La agricultura es una de las mayores consumidoras de agua dulce del planeta. De hecho, alimentos como la el arroz necesitan de 1 a 3 toneladas de agua para su producción. Ocurre lo mismo con las verduras, que son en un 90% agua. Una dieta más sostenible contribuye a reducir la contaminación de ríos y zonas costeras. Por otra parte, la producción de alimentos sostenibles es esencial para garantizar la disponibilidad de recursos hídricos a las diferentes comunidades que necesitan este bien para su supervivencia. Por ejemplo, el uso de sistemas de riego inteligentes puede ayudar a desperdiciar menos agua en la producción agrícola.

Claves para obtenerlos

En 2018, la ONU quiere dar importancia a la indicación geográfica, un elemento esencial de la alimentación sostenible. Es una etiqueta que se usa para los productos que tienen un origen geográfico concreto y cuyas características y reputación están vinculadas a ese origen.

Las indicaciones geográficas estimulan las economías locales y pueden ser una vía de desarrollo sostenible para las comunidades rurales. Mediante la producción de alimentos sostenibles de calidad, se consigue un valor añadido y acceso a mercados más lucrativos. Los vínculos únicos de estos productos con los recursos naturales y la cultura de un área geográfica los convierten en herramientas muy útiles para preservar y promover el patrimonio alimentario y las dietas sanas.

El compromiso del carácter sostenible de los alimentos demanda una responsabilidad en su producción y consumo. Esto significa que todas las partes de la cadena, productores, sector privado y público o agencias de transporte, entre otros, deben apoyarlo. Y no solo eso, sino también crear vínculos con los productores locales.

alimentos sostenibles

Evitar el desperdicio de alimentos

Otro aspecto relacionado con la alimentación sostenible es evitar el desperdicio de alimentos, ya que supone el derroche de los recursos que se han empleado en su producción: tierra, agua, trabajo, capital y energía. Ello aumenta en vano las emisiones de gases causantes del efecto invernadero.

En el Día Mundial de la Alimentación, hay que recordar que un tercio de los alimentos producidos se pierde o se desperdicia en el mundo para el consumo humano. Esto supone, aproximadamente, 1.700 millones de toneladas al año.

Este volumen de alimentos desperdiciados, con el que se podría alimentar a 3.000 millones de personas, tiene importantes consecuencias medioambientales. La huella de carbono del despilfarro de alimentos se estima en 3.300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero por año. Por lo tanto fomentar una producción y consumo de alimentos sostenibles se antoja imprescindible.