La Tortuga Verde en los Sebadales Canarios

En el mar viven especies de origen terrestre, como las plantas verdaderas que conforman los sebadales canarios. En ellos también habitan tortugas marinas como la tortuga verde. La bióloga y escritora, Mónica Fernández-Aceytuno nos acerca a una especie que, aunque su origen es terrestre, habita en el fondo marino.

 

Las sebas son una especie de planta que dan flores y frutos. Esta especie vegetal cuenta con unas raíces que se agarran a la arena como si fueran parte de la tierra. Esto las convierte en el hábitat perfecta para especies como la tortuga verde.  La tortuga verde únicamente vuelve a aguas africanas tropicales en periodo de reproducción. En estos entornos no solo vive esta especie de tortuga, en los sebadales también se asientan otras muchas especies así como algas de frondes anchos, muy comunes en estos hábitats.

Las tortugas verdes son ovíparas. Suelen incubar entre 115 y 130 huevos en un periodo de incubación que oscila entre 45 y 70 días. Turquía y Chipre son las dos áreas del Mediterráneo con una mayor nidificación de esta especie de tortuga marina. Una vez nacen, comienzan a nadar hacia mar abierto y pasan entre 3 y 5 años siguiendo las corrientes marinas. Como expresa Mónica Fernández-Aceytuno, “el origen de las tortugas marinas es tan terrestre como el de las praderas que forman los sebadales donde nadan los peces igual que vuelan los pájaros en un bosque”.

¿Dónde vive la tortuga verde?

Nos encontramos ante una especie muy cosmopolita, distribuida fundamentalmente en el Mediterráneo oriental, pero también puede verse en aguas del Pacífico, el índico y el Atlántico. Y es que las tortugas verdes suelen preferir las aguas templadas, tropicales y subtropicales del mundo para vivir. Se distinguen con cierta facilidad ya que poseen un par de escamas prefrontales en lugar de los dos pares habituales en otras especies de tortugas marinas como, por ejemplo, la tortuga boba.

Es una especie que también podemos disfrutar en nuestro país. Ver a la tortuga verde en Canarias es cada vez más habitual. Especialmente esta especie de tortuga marina se divisa en zonas poco profundas que cuentan con abundante vegetación marina. Los puertos son un enclave perfecto para la tortuga verde.

Su hábitat se modifica en tres momentos importantes de su vida: en la nidificación, cuando proceden a salir del cascarón y el dedicado a la alimentación y el reposo al alcanzar la edad adulta. No suelen verse en mar abierto y sí en zonas más próximas a la costa en las que hay una prevalencia de vegetación.

¿Qué come esta tortuga marina?

La base de la alimentación de la tortuga verde la constituyen las algas que crecen en las profundidades de los mares y océanos. En este sentido, sus mandíbulas están especialmente preparadas para la ingesta de vegetación. Además, esta tortuga marina complementa su dieta con cangrejos, medusas o caracoles, especialmente en sus primeros años de vida.

Su captura y explotación está prohibida en prácticamente todos los confines del planeta. A pesar de esto, no se ha conseguido evitar que aparezca en el listado de especies en peligro de extinción. Entre las amenazas a las que se enfrentan destacan la contaminación, las redes fantasmas fruto de la pesca, y la pérdida de sus hábitats como consecuencia de la acción humana que altera los ecosistemas que habitan en las profundidades marinas.