La Medusa huevo frito que se alimenta del sol

La Cotylorhiza tuberculata, que vive en el Mediterráneo, es también conocida como Medusa “huevo frito” por su peculiar forma y una umbrela que puede alcanzar los 40 centímetros de diámetro. Es una medusa cuyo veneno no es peligroso para nuestra salud y con gran capacidad para nadar verticalmente y de manera horizontal.

El nombre científico de la medusa «huevo frito», que vive en el Mediterráneo, es Cotylorhiza tuberculata y sobresale por su peculiar forma cuando se la observa desde arriba. Se caracteriza por su gran umbrela, por la cual se le atribuye este nombre, que puede llegar a medir 40 centímetros de diámetro. Por lo tanto, y debido a su tamaño, está más próxima a un huevo de avestruz que de gallina. Además, su boca está situada en la cara inferior de la umbrela.

Estas medusas tienen la capacidad de nadar tanto verticalmente contrayendo y expandiendo su cuerpo, como también de manera horizontal, pudiendo girar fácilmente su cuerpo para desplazarse por el mar. Esto es debido a que cuenta con una musculatura umbral. ¿Cómo diferenciarla de otras especies? Muy sencillo, ya que posee un total de 8 brazos recubiertos de protuberancias de pequeño tamaño en forma de botón con una coloración en la que se diferencia el blanco, azul y violeta.

¿Qué come la medusa del mediterráneo?

Es curiosa la relación de simbiosis con unas microalgas que le permite alimentarse de la luz del sol, como si de una planta se tratase. Esto hace que pueda desplazarse hasta la superficie donde es común encontrarlas formando rebaños de kilómetros de largo y ancho.

Sin embargo, también se alimenta de plancton, peces pequeños y otras especies de medusas. A todas sus presas las capturan empleando la misma técnica: inyectan las toxinas presentes en sus cnidocitos, lo que les permite atraparlas con mayor facilidad al quedar inmóviles a partir de ese momento.

Es importante destacar que otros muchos tipos de peces son inmunes a su veneno, por lo que utilizan los tentáculos de la medusa «huevo frito» para pasar desapercibidos ante posibles depredadores o aprovecharse de lo que han cazado con anterioridad las propias medusas.

¿Dónde vive la medusa «huevo frito»?

Durante el verano (especialmente en sus últimos días) suele verse por las costas mediterráneas pero, cuando llega el invierno y el clima se enfría, se desplaza a alta mar. Y es que las medusas son consideradas por muchos como las mejores nadadoras del mundo. Esta especie en concreto se considera una de las dos especies de mayor tamaño que se observan en este litoral. Como curiosidad, cabe resaltar que para su ciclo reproductivo necesitan de un sustrato rocoso, lo que les hace acercarse a la costa y más concretamente a lugares como las calas.

El veneno de esta medusa no es peligro para nuestra salud, pero le sirve para defenderse frente a posibles depredadores. Es una medusa habitual del Mediterráneo oriental, y se convierte en una molestia para aquellas personas que están disfrutando de un merecido baño en la playa. La irritación de la piel o la sensación de ardor en la zona que ha tenido un contacto con los filamentos venenosos de esta medusa son los dos síntomas más habituales.

Por último, se trata de una especie que no suele sumergirse demasiado. Esto provoca que, además de permanecer siempre cerca de la superficie, sucumba con facilidad ante las mareas.