La domus romana: el impluvium y el compluvium

Os hemos contado más de una vez la relación entre la Antigua Roma y la gestión y uso del agua, que supuso gran cantidad de avances. Hoy os contamos sobre dos tipos de estructuras muy relevantes en su historia hídrica.

Dos construcciones imprescindibles en el día a día de la antigua Roma relacionadas con el agua: el impluvium y el compluvium.

Impluvium

El impluvium es la parte hundida del atrio en una casa griega o romana (domus). Está diseñado para arrastrar el agua de lluvia que entra por el compluvio del techo. Suele ser de mármol y se coloca a unos 30 cm por debajo del piso del atrio y se vacía en una cisterna de contrapiso.

La inspección (sin excavación) de impluvia en Paestum, Pompeya y Roma indica que la superficie del pavimento en la impluvia era porosa. También que las baldosas de piedra no porosa estaban separadas por huecos lo suficientemente importantes como para permitir una cantidad sustancial de agua atrapada en la cuenca del impluvio para filtrarse a través de las grietas. Y más allá, a través de capas de grava y arena hacia una cámara de retención subterránea. Una abertura de piedra circular protegida con un puteal (fácilmente visible en una fotografía, que se asemeja a una chimenea) permite un fácil acceso mediante un cubo y una cuerda a este suministro de agua privado, filtrado y refrigerado naturalmente.

Usos

Se encontraron suministros de agua similares al impluvium en otros lugares de los espacios públicos de la ciudad, con sus puteales de piedra que muestran los patrones de desgaste de mucho uso (los patrones de desgaste de las cuerdas también son visibles en la fotografía). En las estaciones húmedas, el exceso de agua que no pudiera pasar a través del filtro se desbordaría de la cuenca y saldría del edificio. Así cualquier sedimento o escombros que quedara en la cuenca superficial podría ser barrido.

En climas cálidos, el agua se podía sacar de la cámara de la cisterna (o los esclavos la podían traer de suministros fuera de la domus). Después se arrojaba a la piscina poco profunda para que se evaporara. Así proporcionaba un efecto de enfriamiento a todo el atrio. A medida que el agua se evaporaba, el aire entraba el compluvio para enfriarlo y se movía por toda la casa para enfriar los espacios habitables circundantes, una forma de enfriamiento pasivo. La combinación de compluvium e impluvium formaba una manera ingeniosa, eficaz y atractiva de recolectar, filtrar y enfriar el agua de lluvia.

Foto: Casa del Fauno, Pompei, Italy / Eugenia & Julian, Wikipedia

Compluvium

También en la antigua Roma estaba el compluvium. Se trataba de una abertura realizada dentro del techo del antiguo atrio. Esta era una habitación ubicada en el centro de la domus, una casa señorial extendida entre los etruscos y romanos.

El compluvium consistía en una gran abertura rectangular que generalmente se colocaba en el centro del techo del atrio. Permitía la entrada de luz solar que se reflejaba las habitaciones adyacentes, ya que el atrio, generalmente al no tener paredes externas, carecía de ventanas normales. El compluvium también favoreció tanto la ventilación de las habitaciones como la captación de agua de lluvia, que era conducida a una cuenca subyacente, el impluvium.

Para aumentar la cantidad de agua recolectada, las superficies circundantes del techo del Atrium impluviatum se construyeron de manera que las cuatro pendientes se inclinaran desde el borde superior hacia la abertura del techo y con la máxima inclinación posible; de esta forma toda el agua que caía sobre su superficie se canalizaba desde el compluvium al impluvium subyacente y de allí se trasladaba, si existía, a una cisterna subterránea.