Cátedra Aquae

El salto definitivo hacia la economía circular del agua

La gestión eficiente del ciclo del agua y sus desafíos futuros han sido algunos de los temas que se han abordado durante el Diálogo sobre el Futuro del Agua en el que ha participado la Cátedra Aquae de Economía del Agua, representada por su directora, Amelia Pérez Zabaleta. Lo ha hecho en un debate junto a la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, con quien ha abordado el desafío hídrico del país en 2050.

¿Cómo convertir el desafío en oportunidad? Con esta pregunta arrancaba la conversación en torno al futuro del agua en un evento sectorial impulsado por el Gobierno de España, además de otras instituciones europeas.

En esta mesa de debate han participado, junto a la directora de la Cátedra Aquae, y la ministra Teresa Ribera; el Director Académico del Foro de Economía del Agua, Estanislao Arana; y la Policy Officer en la Unidad de Agua Limpia de la Comisión Europea, Elisa Vargas, vinculada también a la Cátedra Aquae, al obtener en 2017, el premio a Mejor Tesis Doctoral.

El cambio climático es ya una realidad, y España será uno de los países europeos que más se vea afectado por sus efectos. La disponibilidad de agua dulce es uno de los desafíos al que debemos hacer frente cuánto antes. Y es que los expertos ya estiman que este recurso tan valioso disminuirá de forma considerable durante la próxima década. Una situación que podría ocasionar que 27 millones de personas en nuestro país habiten, en 2050, en zonas con escasez hídrica.

Ante este problema que se avecina, es necesario avanzar hacia un modelo de economía circular capaz de transformar nuestra relación con la naturaleza. Solo así conseguiremos encontrar soluciones que anticipen y contribuyan, desde ya, a reducir los efectos de la actual crisis climática y protejan uno de los recursos más escaso e importante para la vida en nuestro planeta: el agua.

El futuro del agua, a debate

La ministra Teresa Ribera ha afirmado que España cuenta con “una gran capacidad tecnológica, una gran dimensión de las infraestructuras públicas y una alta capacidad de innovación” para hacer frente a los desafíos hídricos que se plantean. “Estamos en un momento en el que contamos con la oportunidad tanto en ciclo regulatorio como en ciclo de inversión, con la demanda social y la convicción y complicidad de las instituciones, para hacer frente a los desafíos del cambio climático en relación con el agua y reducir su impacto”, ha destacado.

Sin embargo, ha recordado que la economía circular del agua todavía no es una realidad pero que “si cumplimos las previsiones de cara a 2050, conseguiremos una gran capacidad de regeneración permanente, basada en nuestro potencial innovador y de mejora social y empresarial”. Esta idea ha sido apoyada por la directora de la Cátedra Aquae de Economía del Agua que ha defendido la importancia de seguir fomentando y promoviendo los recursos económicos destinados a la optimización y mejora de la gestión del ciclo del agua.

“La inversión económica es una parte fundamental no solo para optimizar el consumo de agua, sino también para contribuir a paliar los efectos de la escasez y el cambio climático”, ha expresado Amelia Pérez Zabaleta. Además de esta cuestión económica, ha añadido otros dos pilares fundamentales para asegurar el futuro del agua: la innovación y la investigación.

Esta idea ha sido reafirmada por Estanislao Aranda. El director académico del Foro de Economía del Agua ha destacado que, gracias a la investigación e innovación y a la importante labor de las empresas de gestión del agua, “España ha logrado convertirse en un país referente en materia de gobernanza del agua”.

Una legislación ambiental ambiciosa

Por esta razón, y desde la Comisión Europea, ya están trabajando por una transición que nos ayuda a construir una Europa más sostenible e innovadora. Fruto de este compromiso nace el Pacto Verde Europeo que ha colocado la lucha contra el cambio climático en el centro del escenario político, económico y social. Gracias a este pacto, “tenemos una legislación robusta en la que apoyarnos para llevar a cabo una transición verde y digital”, ha asegurado Elisa Vargas,­­­­ Policy Officer en la Unidad de Agua Limpia de la Comisión Europea.

La renovación de las infraestructuras hídricas es otra cuestión clave para afrontar los desafíos hídricos en nuestro país. En este sentido, Amelia Pérez Zabaleta ha hecho hincapié en la importancia no solo de crear nuevas infraestructuras, como el Parque La Marjal desarrollado por  Aguas de Alicante, sino también de renovar las ya existentes. Y para esto es necesaria la participación público- privada, “hay que pensar en nuevos modelos de consumo, pero también de gestión del agua que nos ayude a buscar una mayor eficiencia”.

El sector del agua necesita alianzas y el trabajo conjunto de todos los actores para garantizar una correcta y eficiente gestión, así como una disponibilidad presente y futura de este valioso recurso. Esta ha sido una de las grandes conclusiones que han compartido los cuatro intervinientes de esta mesa de debate.

Así concluía una jornada que ha permitido que la Cátedra Aquae de Economía del Agua, como Think Tank de ideas y conocimientos sobre el agua. sea referente en la toma de decisiones que ayuden a mejorar la gestión hídrica. Esto lo consigue formando parte de una serie de importantes reflexiones sobre el futuro del agua. Y es que, como bien ha afirmado la directora de esta Cátedra, la colaboración público-privada será clave no solo para mejorar la gestión del agua sino también para dar solución a todos estos desafíos en torno a la sostenibilidad.