Un plan para alcanzar la neutralidad climática y contaminación cero en 2050

La pandemia de la Covid-19 nos ha hecho reenfocar nuestras prioridades en los diferentes aspectos de nuestra vida. Es hora de reflexionar y avanzar hacia una recuperación donde la sostenibilidad sea el camino hacia el progreso. El Pacto Verde Europeo es la hoja de ruta para lograrlo.

Si algo hemos aprendido en estos últimos años es que proteger el medio ambiente es también cuidar de nuestra salud. Por esta razón, y para abordar los desafíos que nos plantea la emergencia climática, es necesario una respuesta mucho más ambiciosa y efectiva.

Ante esto, la Unión Europea (UE) ha elaborado un plan climático sin precedentes. Se conoce como Pacto Verde Europeo y busca convertir Europa en el primer continente que alcance la neutralidad climática. La meta se sitúa en 2050 y este plan es la base de la transición hacia una economía circular, competitiva, libre de CO2 y en la que no haya lugar para la contaminación.

¿Qué es el Pacto Verde Europeo?

En diciembre de 2019, la Comisión Europea (CE) presentó el Pacto Verde Europeo, una nueva estrategia para luchar contra el cambio climático. A través de este pacto, los países integrantes de la UE se comprometen a redoblar sus esfuerzos para construir una sociedad “climáticamente neutra, equitativa y próspera, con una economía moderna y competitiva”.

La comunidad europea fija así la hoja de ruta para la puesta en marcha de medidas que ayuden a frenar la degradación de la naturaleza y avanzar hacia una sociedad más justa y respetuosa con el medio ambiente.

“Lograr que la naturaleza recupere la salud es fundamental para nuestro bienestar físico y mental nos ayudará a luchar contra el cambio climático” expresa Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

La neutralidad climática, la contaminación 0 y la preservación de ecosistemas son algunos de los puntos clave del Pacto Verde Europeo.

El Pacto Verde Europeo engloba medidas tanto ambientales como económicas y sociales. Y es que, por primera vez en la historia, el crecimiento económico va de la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático.

Entre los objetivos se encuentran estos 8 puntos clave que tienen como fecha límite el 2050:

  1. Lograr la neutralidad climática para 2050.
  2. Asegurar el suministro de energía limpia, asequible y segura.
  3. Construir una industria sostenible y circular.
  4. Apostar por la eficiencia energética y de los recursos.
  5. Promover la movilidad sostenible.
  6. Preservar los ecosistemas y su conservación.
  7. Crear un sistema alimentario sostenible.
  8. alcanzar la contaminación cero del agua y del aire.

Todos estas metas marcarán las actuaciones de la próxima década, no solo en Europa, sino también en el resto del mundo. Solo si tomamos medidas podremos evitar que los efectos del cambio climático sean irreversibles en nuestro entorno. El Pacto Verde Europeo supone un cambio de paradigma que debe servir como oportunidad de transformación a un mundo mejor.

La neutralidad climática: emisiones 0

Es uno de los grandes retos de este Pacto Verde Europeo. Alcanzar la neutralidad climática en 2050. Alcanzar reducir como mínimo el 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero requerirá de un mayor esfuerzo por parte de los países europeos, más incluso que lo fijado en el Acuerdo de Paris.

El Pacto Verde Europeo marca la hoja de ruta para lograr la neutralidad climática y la contaminación cero de los países integrantes

Desde el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente alertan de que el planeta se está calentando de forma cada vez más rápida. Si no cambiamos nuestras acciones, los objetivos establecidos en la Agenda 2030 y el Acuerdo de París serán insuficientes. Por esta razón, y para lograr el cumplimiento, la CE ha aprobado la denominada Ley del Clima. Un marco legislativo que compromete a los miembros europeos a tomar medidas más drásticas orientadas a alcanzar la neutralidad climática. 

Otro aspecto que cabe destacar es la importancia de la tecnología en este pacto europeo. Los avances tecnológicos serán clave para desarrollar mejores herramientas que ayuden a evaluar y analizar que se cumplen las expectativas. También se requerirá de tecnología eficiente y sostenible que permita sustituir las fuentes energéticas provenientes de combustibles fósiles por fuentes renovables e implantar herramientas de compensación de las emisiones emitidas que ayuden a reducir nuestra huella de carbono.

Contaminación cero 

Ya en 2019, la Comisión Europea aseguró que la contaminación cero sería una de las grandes prioridades comunitarias. La pandemia de la Covid-19 retrasó estos esfuerzos hasta que en 2021 se ha lanzado, como parte del Pacto Verde Europeo, un plan de acción para hacia la contaminación cero del aire, agua y suelo.

La contaminación afecta a la salud humana, pero también es una de las principales causas de la pérdida de biodiversidad. Por esta razón, otro de los puntos clave de este Pacto Verde Europeo está relacionado con la contaminación cero de agua y aire.

Pacto Verde Europeo

“El Pacto Verde tiene como objetivo construir un planeta saludable para todos, pero para proporcionar un medio ambiente libre de tóxicos para las personas y el planeta, tenemos que actuar ahora”, asegura Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo de la CE.

Estos son algunos de los puntos que se incluyen:

  • Mejorar la calidad del aire para reducir un 55% las muertes que ésta ocasiona.
  • Lograr la eliminación de contaminantes en el agua mejorando su calidad mediante la reducción de residuos plásticos que contaminan nuestros mares y océanos.
  • Limitar el uso de plaguicidas para mejorar la calidad del suelo evitando así, la pérdida de nutrientes.
  • Reducir en un 25% los ecosistemas amenazados por la contaminación.
  • Disminuir la generación de residuos e incentivar la economía circular.

Hasta el momento este documento ofrece una visión integral para 2050 con la que se pretende fomentar un planeta libre de tóxicos. Entre las acciones se encuentran las destinadas a mejorar la calidad de los ríos, mares y acuíferos reduciendo los deshechos plásticos que acaban en estos ecosistemas en al menos un 50%.