Campus logo
Aquae

¡Fuego invisible!

¿Sabías que existe el fuego invisible? Aunque nuestra vista no sea capaz de percibirlo, el fuego invisible es real. Con este experimento, aprenderemos a crear este misterioso fuego con materiales que, seguramente, tendrás por casa. 

Para realizar este experimento tan solo necesitaremos un plato, un mechero, un poco de agua y gel hidroalcohólico.

En primer lugar, para crear este fuego invisible, solo tienes que verter un poco de gel hidroalcohólico (del que usamos para desinfectarnos las manos, como alternativa siempre a lavarse las manos con agua y jabón) en el centro del plato.

Para evitar que el plato absorba demasiado el calor, rodeamos el gel hidroalcohólico con un poco de agua creando un círculo. Colocamos la llama del mechero cerca del gel para que comience la combustión. Acto seguido, cogemos un trozo de papel y lo acercamos al centro del plato, donde se encuentra el gel hidroalcohólico. Poco a poco veremos como el papel arde gracias al fuego invisible que se crea.

¿Por qué se crea el fuego invisible? 

El fuego invisible se crea por la presencia de dos compuestos químicos: el alcohol isopropílico y etanol.

Por un lado, el alcohol isopropílico es un tipo de líquido volátil que se obtiene mediante la reacción de hidratación con el propileno. Este tipo de alcohol es altamente inflamable y además, se mezcla fácilmente con el agua. Por otro lado, el etanol es un compuesto químico que se utiliza especialmente en sectores industriales y farmacéuticos, para tipos de medicamentos o productos.

Este fuego invisible se genera por la presencia de estos dos tipos de compuestos, el etanol y alcohol isopropílico. La combustión de ambos genera unas llamas que, si bien no son literalmente invisibles, tienen un color azul claro que es difícil de ver a plena luz del día.

Frente a este azul claro “invisible”, el color habitual de las llamas es de tonos amarillos y rojos, debido a la presencia de hollín. Pero, al utilizar en este experimento alcoholes con una escasa cantidad de carbón, no se crea el hollín necesario para producir esos colores rojizos o amarillentos a los que estamos acostumbrados.

El hidrógeno es otro tipo de combustible que genera unas llamas que no se perciben por el ojo humano dando lugar a este tipo de fuego invisible. El hidrógeno presenta una serie de peculiaridades como, por ejemplo, sus pequeñas moléculas se difunden con tanta facilidad que provoca que el comportamiento de las llamas también sea diferente  a otro tipo de líquidos como el metano o el propano.

Y ahora es tu turno: pasa de la teoría a la práctica, reúne los materiales y atrévete con este experimento científico.

¡A experimentar!