Campus logo
Aquae

Formación continua: la adaptación al mercado laboral

El mundo se prepara para la cuarta revolución industrial. A lo largo de la historia reciente, las revoluciones industriales siempre han provocado el temor de que la tecnología destruyera más empleos de los que iba a crear. Y sin embrago, en las anteriores el saldo neto siempre ha sido positivo. El cambio ha provocado la creación de más empleos de los que se han destruido y también la oportunidad de que el aprendizaje a lo largo de la vida sea clave en el mercado laboral.

Ahora debemos afrontar una revolución en la que los cambios tecnológicos pueden generar una situación algo diferente. Y es que los expertos hablan, por primera vez, de cambios que no supongan variaciones lineales sino exponenciales, debido a la magnitud del salto que provocarán algunas tecnologías. Y eso supone que se esté produciendo una aceleración en los cambios a los que hay que adaptarse con prontitud.

De no ser así nos estaremos enfrentando a un escenario en el que los impactos puedan ser más negativos que positivos para los protagonistas del actual mercado laboral. Y aunque en algunos momentos se puede dibujar un escenario con una brecha mayor, la capacidad que tiene el ser humano para utilizar la tecnología para su propio beneficio y adaptación permite pensar que no impactará de forma tan alarmante. Esa es la tabla de salvación.

Así en las sociedades de los países más avanzados comienzan a producirse ciertas paradojas. Y es que a medida que se observan las variaciones debemos empezar a adaptarnos a lo que será el mercado de trabajo del futuro, pero para ello tenemos que ser conscientes de que hay que realizar modificaciones drásticas en el sistema educativo y en el conjunto de la sociedad.

La formación continua es necesaria para el futuro laboral

¿Y cómo puede tener sentido la presencia del ser humano en este futuro mercado laboral? Pues los expertos hablan de una única fórmula, la formación constante a lo largo de la vida y el reciclaje continuo. Y los datos indican que en España, el 10% de la población ocupada realiza una formación complementaria y anual, en países como Suecia la cifra asciende hasta el 30%.

Pero la formación continua a lo largo de la vida no solo impacta en el desarrollo del individuo para el mundo laboral sino que también lo hace en su progreso personal. No solo hay que hablar de “a lo largo” de la vida, sino que ahora se habla de otros dos conceptos transcendentales, de otras dos dimensiones, como son “a lo ancho” y “a lo profundo” de la vida.”Hay mucho valor en el aprendizaje conocido como informal, es decir, que no desarrollamos dentro del aula y que forma parte de esta formación continua” destaca Icy Anabo.

De todo esto, con el aprendizaje a lo largo de la vida como centro de la conversación, vamos a hablar en este nuevo Conversaciones Aquae con Ibon Zugasti, director de Prospektiker y coordinador del Nodo Estatal del Proyecto Milenio, y con Icy Anabo, investigadora de la Universidad de Deusto. Y por supuesto, con Mariola Urrea quien dirige esta interesante puesta en común.

Y por supuesto, dejaremos un espacio para la esperanza, porque de todas las crisis se sale con aprendizajes. Para ello, el camino es importante. Y aunque tenemos deficiencias, también tenemos muchas oportunidades. Porque España dispone de un gran talento, además de sectores con gran fortaleza y de una hoja de ruta bien definida. Ahora toca poner en marcha los cambios que nos están esperando, para mejorar como sociedad alejándonos de una mirada un tanto tradicional para apostar por las nuevas tecnologías.


Todos los capítulos de Fundación Aquae Podcast los podrás encontrar en las siguientes plataformas: Ivoox, Apple Podcast, Spotify, Google Podcast y en fundacionaquae.org