Campus logo

Experimentos (in)aquos

19 de Junio de 2014
En el hemisferio Norte, ya estamos contando los días para que llegue el solsticio de verano, ese momento en que el Sol llega el cenit al mediodía sobre el Trópico de Cáncer, alcanzando así su mayor altura aparente en el cielo. Preparados para vivir la noche más corta del año y dar paso al verano.

Con él suele llegar el calor, las vacaciones y los días más largos. Los más pequeños finalizan el curso y empiezan a buscar rincones, en el parque, la piscina o la playa, en los que disfrutar de su merecido descanso. Aún así, siempre les queda la “amenaza lejana” de los deberes de verano: esos cuadernos con actividades que intentan que el parón escolar no se transforme en un desierto cognitivo. Lo que tal vez no siempre consiguen estos cuadernos es que ese seguir activo suceda en el nuevo contexto en el que viven los aprendices en verano.

¿Cómo aprovechar las vacaciones de nuestros hijos de forma refrescante y transmitirles conocimiento y valores de nuestro más preciado bien?

No hay nada más refrescante que el agua. Esa sustancia formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxigeno. Así como tampoco encontraremos un elemento con el que podamos investigar más y de forma más lúdico-educativa e inocuoa que el agua.

Animarles a llenar una copa de agua hasta arriba y con una cartulina tapar la boca de la copa y girarla sin que el agua se caiga. Enseñarles a observar cómo los zapateros se mueven con agilidad por encima del agua de las balsas y que intenten reproducir este fenómeno con clips de oficina. Otro juego interesante: que intenten distinguir qué líquidos transparentes son agua y qué líquidos transparentes son disoluciones u otros, gracias a su diferente viscosidad, Ph o combustibilidad. Un truco fácil: congelar agua y ponerla dentro de agua líquida y compararlo con lo que sucede si congelamos aceite y lo sumergimos en aceite líquido.

¿Os atrevéis con ideas un poco más sofisticadas? Ayudadles a construir una lupa con agua, o a hacer pompas de jabón cúbicas, a cristalizar la sal de la disolución salina que llena nuestros mares; o a flotar en ellos, porque no en todos se flota igual. Construid con ellos un pluviómetro para medir el agua que cae en algunas, de las siempre inesperadas, tormentas veraniegas.

El agua es una fuente inagotable de recursos educativos. Gracias a ella podemos estudiar cómo los volúmenes sólo pueden ser ocupados por una sustancia si existe algo de espacio para ella, qué es la tensión superficial o más coloquialmente la piel del agua, la diferencia entre densidad y viscosidad, qué es un ácido o una base, qué son las reacciones redox, por qué el agua sólida o congelada flota al sumergirla en agua líquida y en cambio eso no sucede con otras substancias como el aceite. El comportamiento de la luz en diferentes medios, los caminos de máximo volumen, mínima superficie que sigue el jabón al construir burbujas, la composición del agua del mar, qué estructura cristalina tiene la sal o cloruro sódico o por qué el agua salada nos hace más ligeros, de nuevo cuestión de densidad.

El temario educativo vinculado al agua no se agota en un verano, ni en dos… Tal vez deberíamos proponer que cuando el curso escolar acabe, empiecen las vacaciones del agua. Unas vacaciones refrescantes, divertidas y llenas de aprendizaje.

¡Feliz chapuzón!

ACERCA DEL AUTOR

Irene Lapuente
Fundadora y directora de la Mandarina de Newton, una empresa comprometida con la cultura científico-tecnológica. Es Física de formación, cuenta con varios postgrados en comunicación y pedagogía y titulación en danza clásica. Por eso sus áreas de expertise son: el método científico, el design thinking y los procesos creativos.
configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: