Campus logo
Aquae

¿Serías capaz de hacer una cascada de humo?

En este experimento vamos a jugar con las corrientes de aire para crear una cascada de humo. El proceso es muy sencillo y en cuestión de segundos, podrás ver de primera mano cómo la combinación de aire caliente y aire frío nos permiten generar una verdadera cascada de humo en miniatura. Toma nota de lo que necesitas y... ¡empezamos!

En este experimento vamos a descubrir cómo funcionan densidad del aire frío y caliente. Lo haremos aprendiendo cómo se crea una cascada de humo en miniatura con objetos cotidianos.

Materiales

  • Un vaso.
  • Un cilindro o turulo de papel.
  • Un mechero.
  • Una pinza.

Experimento: cómo crear una cascada de humo 

  1. Cogemos un vaso vacío de agua.
  2. Colocamos en el borde del vaso el turulo y lo sujetamos bien con la pinza.
  3. Encendemos el mechero en la mitad que está sobre el vaso.
  4. ¡El humo ha empezado a caer!

Explicación

Como verás, se ha creado un efecto muy curioso, puesto que el humo cae con fuerza y, una vez apagado el papel, genera una espiral. ¿Sabes cómo has creado esta cascada de humo? Para entenderlo, es necesario comprender cómo funciona la densidad del aire frío y caliente. El humo que solemos ver emana de alguna fuente de calor. La densidad del humo es menor, por lo que tiene tendencia a ascender. Por este motivo, cuando encendemos una cerilla, vemos cómo el humo se desplaza hacia arriba. En este caso, el vaso donde hemos prendido el papel está completamente vacío. Dentro de este vaso no hay ninguna corriente que empuje al humo. Este está lleno de aire frío. Como el humo es más denso que el aire frío que hay en el interior del vaso, éste bajará por su propio peso, creando el efecto de una “cascada”.

Como habrás podido observar, en muchas ocasiones, tan solo necesitamos objetos cotidianos para poner a desafiar expandir nuestro conocimiento. Existen infinidad de experimentos que se pueden realizar con objetos cotidianos y que pueden ser de gran utilidad para comprender cómo funcionan las leyes de la física. ¿Quieres aprender a hacer rebotar una luz láser dentro del agua? ¿Quieres crear dibujos animados que entran en movimiento? ¡Te invitamos que descubras nuestros experimentos!

Sigue aprendiendo sobre la densidad del aire

Como hemos visto en este experimento, el aire tiene masa y densidad. Así, al aprender cómo crear una cascada de humo, has podido ver con tus propios ojos que el aire frío es más denso que el aire caliente. Este aprendizaje es esencial para comprender cómo se comportan el tiempo meterológico y el clima. La densidad del aire juega un papel fundamental en en la formación de las tormentas, por ejemplo.

Cuanto más denso es el aire, más moléculas hay en un espacio dado. Cuanto más denso es el aire, más colisiones hay entre las moléculas porque hay menos espacio para que estas eviten chocar entre sí, por lo que obtenemos más presión de aire.

La densidad, la temperatura y la presión influyen sobre el estado del aire. Cuando se agrega calor, tanto la temperatura del aire como la presión aumentan. Y, cuando la densidad del aire cambia, la presión (y a veces la temperatura) también lo hace. Estos conceptos son pilares fundamentales de prácticamente todos los procesos físicos en la atmósfera.

La densidad del aire en los fenómenos metereológicos

El aire frío es más denso que el aire caliente. Por lo tanto, cuando un frente frío se acerca a una ciudad, el aire frío forzará al aire caliente hacia arriba rápidamente. Cuando hay suficiente humedad con una masa de aire, esto puede provocar condiciones de nubes, lluvia o incluso tormentas. Esto sucede con relativa rapidez a medida que pasa el frente frío. Piensa en el aire frío como una palanca que hace subir el aire más cálido que estaba antes en la ciudad. Por el contrario, cuando un frente cálido se acerca a un área, el aire cálido se acumulará lentamente sobre el aire frío antes de poder mezclarse y moverse sobre una ciudad. Cuando hay suficiente humedad, pueden aparecer nubes, lluvia o incluso niebla. Normalmente, este cambio y los impactos son más duraderos.