Jökulsá á Dal: un impresionante río glaciar

El cañón de basalto de Stuðlagil se encuentra en el río glacial Jökulsá á Dal, en Islandia, y es un impresionante desfiladero que compone un entorno paisajístico espectacular. Te contamos todos los secretos de este impresionante río glaciar, además de sobre los glaciares en general.

El valle Jökuldalur se encuentra al este de Islandia, compuesto principalmente por granjas ovinas, consideradas entre las mejores del país. Pero es ante todo popular gracias a un fuerte río glaciar conocido de tres maneras diferentes: Jökulsá á Brú, Jökulsá á Dal y Jökla. Durante siglos, este río ha creado su forma desde las tierras más altas a través del fondo del valle. En una parte de su recorrido se encuentra una hermosa cascada formada por columnas de basalto conocido como el cañón Stuðlagil, considerado, debido a su complicado acceso, como uno de los paisajes ocultos más bellos de Islandia.

Características

El río Jökulsá á Dal, cuya longitud es de 150 kilómetros, fue uno de los ríos glaciares más grandes y poderosos de Islandia. Era tan fuerte que dividió el valle Jökuldalur en dos partes separadas, las cuales apenas tuvieron comunicación a lo largo de los siglos. Era un río tan peligroso como difícil de cruzar.

Debido a unas obras en la zona, el río dejó de correr a través del valle y sus fuentes se desviaron hacia el embalse de Hálsón, desde donde fluye con toda su fuerza a través de 60 kilómetros de túneles. Con el tiempo ha dejado de ser un río glaciar de manera completa y se ha convertido en uno cuyas aguas están alimentadas por manantiales de arroyos y ríos pequeños. En lugar de ser un río glaciar que transportaba cada hora 120 toneladas de arena, lodo y tierra desde el glaciar Vatnajokull, se convirtió en un río hermoso y claro con agua azul que lentamente se abría paso hasta la desembocadura del río.

Unos cambios con hicieron que surgiese a la luz un paisaje que siempre había estado allí, pero oculto. Se trata de la formación de columnas de basalto que conforma el cañón de Stuðlagil, que hasta fecha reciente se encontraba a nivel subacuático.

Jökulsá á Dal, río glaciar

Sobre los glaciares

Un glaciar es una enorme masa de hielo que se mueve lentamente sobre la tierra. El término “glaciar” proviene de la palabra francesa glace (glah-SAY), que significa hielo. Los glaciares a menudo se denominan “ríos de hielo”. El río glaciar Jökulsá á Dal es, por supuesto, uno de los más importantes.

Los glaciares se dividen en dos grupos: glaciares alpinos y capas de hielo. Y además son esenciales dentro del ciclo del agua.

Glaciares alpinos

Los glaciares alpinos se forman en las laderas de las montañas y se mueven hacia abajo a través de los valles. A veces, los glaciares alpinos crean o profundizan valles al empujar la tierra, el suelo y otros materiales fuera de su camino. Los glaciares alpinos se encuentran en las altas montañas de todos los continentes excepto en Australia (aunque hay muchos en Nueva Zelanda). El glaciar Gorner en Suiza y el glaciar Furtwangler en Tanzania son glaciares alpinos típicos. Los glaciares alpinos también se denominan glaciares de valle o glaciares de montaña.

Capas de hielo

Las capas de hielo, a diferencia de los glaciares alpinos, no se limitan a las zonas montañosas. Forman cúpulas anchas y se extienden desde sus centros en todas direcciones. A medida que las capas de hielo se extienden, cubren todo a su alrededor con una gruesa capa de hielo, incluidos valles, llanuras e incluso montañas enteras. Las capas de hielo más grandes, llamadas glaciares continentales, se extienden por vastas áreas. Hoy, los glaciares continentales cubren la mayor parte de la Antártida y la isla de Groenlandia.