El microplástico llega a las profundidades oceánicas

La contaminación marítima por plástico es cada vez mayor y afecta a animales que habitan en los abismos más profundos de los océanos. Un nuevo estudio dirigido por Alan Jamieson, de la Universidad de Newcastell, así lo ha revelado.

Los impactos más visibles e inquietantes de los plásticos marinos en la contaminación marina son la ingestión, asfixia y enredo de cientos de especies. La vida silvestre marina, como aves marinas, ballenas, peces y tortugas, confunden los desechos plásticos con presas. Así, la mayoría muere de hambre porque sus estómagos están llenos de desechos plásticos. También sufren de laceraciones, infecciones, capacidad reducida para nadar y lesiones internas. Los plásticos flotantes también contribuyen a la propagación de bacterias y organismos marinos invasores, que alteran los ecosistemas.

Utilizando módulos de aterrizaje de aguas profundas para sacar muestras a la superficie, el equipo de científicos encabezado por Alan Jamieson examinó un total de noventa animales individuales, descubriendo que la ingesta de plástico en las profundidades oceánicas se encuentra alrededor del 50% en la Fosa de las Nuevas Hébridas y del 100% en la parte inferior de la Fosa de las Marinas. Lo cual quiere decir que ya no queda ningún ecosistema marino sin contaminar.

El plástico en las profundidades

El estudio detectó una enorme presencia de microplásticos en los intestinos de las poblaciones de anfípodos en seis fosas oceánicas de profundidad. Estas fosas oscilaban entre los 7.000 y los 10.890 metros. Hablamos de zonas situadas en el del Pacífico (Japón, Izu-Bonin, Mariana, Kermadec, Nuevas Hébridas y las trincheras Perú-Chile).

Uno de los mayores problemas de la contaminación se encuentra en los microplásticos. Es más, miles de toneladas de plásticos terminan en los vertederos del mundo. Allí, pueden tardar hasta 1.000 años en descomponerse y que liberan sustancias tóxicas al suelo y el agua. De hecho, se sabía que estos microplásticos estaban presentes en las aguas oceánicas y marítimas. Además, se conoce que gran parte de su fauna presentaba ingesta de este elemento.

Pero este hallazgo resulta muy revelador de hasta dónde ha llegado la problemática, dado que han alcanzado espacios de gran profundidad en el océano. Más del 72% de las especies examinadas, esto es, un promedio de 65 de 90 contenía al menos una micropartícula. Tanto que Jamieson, en su estudio publicado en Royal Society Open Science, ha declarado que; “no queda un solo ecosistema que no se vea afectado por los desechos antropongénicos. Además, es destacable que hayamos encontrado niveles tan extraordinarios de estos contaminantes en uno de los hábitats más remotos e inaccesibles de la Tierra. Realmente nos hace sentir el impacto devastador a largo plazo que la humanidad está teniendo en el planeta”.

El microplástico, un grave problema

La contaminación plástica ha cobrado gran relevancia en los últimos años. El plástico ha existido, en comparación con la existencia de la Humanidad, en un período demasiado corto de tiempo. Pues solo llevamos conviviendo con él unas seis décadas. Aun así ha producido un gran impacto medioambiental. Los científicos dicen que el ser humano ha producido alrededor de 8.300 millones de toneladas de plástico. Una cifra excesiva en tanto a que, la gran mayoría todavía se encuentra en la Tierra en forma de residuos tanto en vertederos como en medios ambientales naturales.

Aproximadamente tan solo un 9% del plástico generado se recicla. Se estima que cerca de trescientos millones de toneladas de este material contaminan los océanos. Se trata de una amenaza real y constante hacia los ecosistemas marino en toda su extensión. Para 2050 la ONU estima que, siguiendo este crecimiento y su velocidad, habrá más plásticos en el océano que peces.

La contaminación por plásticos es el problema más extendido que afecta al medio marino. También amenaza la salud de los océanos, la seguridad y calidad de los alimentos, la salud humana, el turismo costero y contribuye al cambio climático.