Campus logo
Aquae

Mar de plásticos: cuánto plástico hay en el mar y los océanos

Cada segundo se arrojan más de 200 kilos de plástico a mares y océanos. El 70% se va al fondo marino y el 15% se queda flotando. Compartimos con esta infografía información sobre cuánto plástico se acumula en los mares y cuáles son las previsiones para las próximas décadas.

Cada segundo se arrojan más de 200 kilos de plástico a mares y océanos. El 70% se va al fondo marino y el 15% se queda flotando. Compartimos con esta infografía información sobre cuánto plástico se acumula en los mares y cuáles son las previsiones para las próximas décadas.

Cada año se arrojan millones de toneladas de plástico al agua del os océanos de todo el mundo. Las imágenes de la contaminación de plásticos en el mar nos ha llevado a ver nuestros océanos como mares de plástico. Y lo cierto es que en algunos casos, este peligroso y –prácticamente– indestructible material se ha acumulado, formando verdaderas islas de plástico.

Un mar de plástico en el planeta

La baja biodegradabilidad del plástico lo hace susceptible de ser percibido como comida por los animales de la zona, que ya están acostumbrados a nadar un mar lleno de estos polímeros. Esto provoca la proliferación de los llamados microplásticos, que son diminutas piezas de plástico que contaminan el medio ambiente.

Los microplásticos se han encontrado en muchas de las cosas con las que interactuamos a diario. Los alimentos que ingerimos, el agua que bebemos o incluso las cremas con las que hidratamos nuestra piel son solo algunos ejemplos de ello. De hecho, incluso cuando depositamos los plásticos en el contenedor amarillo, existe una alta probabilidad de que terminen en el mar por la acción del viento y la lluvia.

En esta infografía queremos mostrarte que la contaminación de plásticos en el mar es un problema más grave de lo que pueda parecer. Tan solo un 18% de los residuos que se encuentran en el mar no son plásticos o derivados de éstos. Y gran parte de los residuos que hay en el mar –casi un 50%– corresponde a plástico de un solo uso.

Como consecuencia de esta situación, no resulta sorprendente que miles de animales mueran por culpa de la presencia de estos materiales en las aguas de los océanos. Pero esta situación no les afecta solo a ellos; es muy probable que tú también estés comiendo plástico todos los días. ¿Te unes a nuestro reto para reducir el uso de plástico? Si todos lo hacemos, viviremos más y lo haremos mejor.

El plástico, una amenaza para nuestros ecosistemas

Se dice que el océano es el soporte vital de la Tierra, con el 97% del agua del mundo en manos del océano. Dependemos de él para regular nuestro clima, absorber CO2 y es la fuente número uno de proteínas para más de mil millones de personas. Como ya sabrás, los océanos son los encargados de generar el 50% del oxígeno que se expulsa a la atmósfera.

Sin embargo, al ritmo que estamos contaminando el océano con alrededor de 12,7 millones de toneladas de plástico al año, el daño que estamos haciendo a la vida marina y a nuestro ecosistema se está volviendo irreparable.

Anualmente, hasta 12,7 millones de toneladas de plástico pasan a formar parte de nuestros preciados océanos. Estos llegan desde los vertederos, flotan por nuestros desagües, terminan en los ríos y se terminan abriendo paso a nuestros océanos. Una gran cantidad de estos residuos plásticos es invisible a simple vista,  puesto que se acumula en los giros oceánicos. Ese es el lugar donde empieza a afectar a la vida marina.

No solo hablamos de plástico de un solo uso, como las botellas de plástico y las pajitas. También nos referimos a las microperlas en sus cosméticos, las fibras en nuestras prendas de ropa y o aquellas bolsitas en las que viene envasado el té que tomamos.

Dado que tan solo un 1% de este plástico flota, todo lo demás se cae al suelo contaminando los lugares más remotos de la tierra. Al ritmo que seguimos utilizando plástico, esta cifra podría aumentar exponencialmente a corto plazo. El impacto que esto tiene en el ecosistema, la vida marina y los seres humanos es potencialmente irreversible.

Cítanos, como fuente, siempre que sea posible (www.fundacionaquae.org). Y, sobre todo, ¡difunde en mensaje!