Día del Árbol: por qué es tan importante

El Día del Árbol o Fiesta del Árbol es un recordatorio de la importancia de proteger las superficies arboladas. Los árboles, entre otros muchos beneficios, transforman eldióxido de carbono, responsable del efecto invernadero, en biomasa, minimizan los riesgos de inundación, evita la erosión.

El Día del Árbol se celebra en diferentes fechas según el país, y cada uno elige el día basándose en que sea lo más propicio para que los árboles arraiguen, según sus condiciones naturales. En España se suele celebrar a la vez que el Día Internacional de los Bosques, el 21 de marzo, aunque fiel al espíritu del decreto de 1915 que obligó a celebrar la Fiesta del Árbol en toda España, cada ayuntamiento y colectivo organiza su Día del Árbol desde febrero hasta principios de mayo. Porque su papel es tan importante para el planeta, un día como este está más que justificado, sobre todo porque son el sumidero de CO2 natural más importante.

¿Cuánto CO2 absorbe el árbol de un bosque?

Y si hay un Día del Árbol, es por su importancia y papel, en otras funciones, como sumideros de CO2. Para saber cuánto CO2 absorbe un bosque tenemos primero que analizar qué arboles lo componen. Una investigación reciente realizada por un investigador de la Universidad de Sevilla destacó el pino carrasco como uno de los árboles que más CO2 absorben. Se estima que pino carrasco maduro puede llegar a absorber hasta 50 toneladas de CO2 al año.

Dicho de otra forma, un ejemplar maduro de esta especie puede de absorber las emisiones generadas por 30 coches de tamaño medio al recorrer 10.000 kilómetros al año. La península Ibérica es un lugar idóneo para el crecimiento de estos árboles, por lo que los bosques de pinos tienen un gran potencial de sumideros naturales de carbono.

Los árboles y bosques son los mejores sumideros naturales de CO2

Los grandes sumideros de CO2, por su gran riqueza biológica, son los bosques primarios. Bosques intactos, vírgenes y de especies nativas, en los cuales no hay indicios visibles de la actividad humana y donde los procesos ecológicos no han sido alterados de forma significativa. Estos bosques primarios y fuentes reguladores del clima, se han ido reduciendo por la intervención humana.

Los siete últimos grandes bosques primarios del planeta son los siguientes:

  • El bosque tropical amazónico
  • La jungla del sudeste asiático
  • Las selvas tropicales de África central
  • Los bosques templados de Sudamérica
  • Los bosques primarios de Norteamérica y Canadá
  • Los últimos bosques primarios europeos
  • Los bosques de la taiga siberiana

Un aliado frente al cambio climático

Junto con los océanos, proteger los bosques supone conservar el método más potente para absorber y secuestrar CO2. Su capacidad es extraordinaria. Hay estimaciones que establecen que un árbol almacena de media unos 22 kilos de CO2 al año. Las selvas tropicales retienen 250.000 millones de toneladas de dióxido de carbono, solo en los árboles, lo que equivale a 90 años de emisiones globales. Los bosques europeos secuestran aproximadamente el 10% del total de los gases efecto invernadero emitido por la Unión Europea. En España, los bosques fijan una tonelada de carbono por hectárea al año.

Digamos que gracias a los bosques un porcentaje de nuestras emisiones nos salen gratis. Pero ahora diversos estudios han puesto de manifiesto que esta capacidad de los bosques podría frenarse debido a los efectos del calentamiento global.

Analizamos con Jordi Serra Cobo, doctor en biología y experto en eco-epidemiología, investigador del Instituto de Investigación en Biodiversidad de la Universidad de Barcelona; Miguel Ángel de Zavala, catedrático de Ecología de la Universidad de Alcalá, donde coordina un grupo de investigación sobre los efectos del cambio climático en los bosques; y Enrique Enciso, ingeniero forestal, socio fundador de Sylvestris empresa social innovadora en el desarrollo de prácticas de reforestación, el papel protector de los bosques y qué se debe hacer para evitar su degradación, uno de los grandes desafíos del planeta.