Fundación Aquae > De cómo murió un país

De cómo murió un país

La ciencia estaba muerta. Su cuerpo fue encontrado tirado en un callejón oscuro, sin salida, donde la habían arrinconado hacía rato. Le dejaron morir de mengua, le quitaron su presupuesto, la violaron y luego le abandonaron. Hacía tiempo habían tratado de prostituirla, y ella - orgullosa y savia - no se dejó comprar. Pero los mercaderes del progreso no tuvieron piedad, también arremetieron contra todos aquellos buenos ciudadanos que defendieron su dignidad.  Ese mismo día nació la incertidumbre.

Lisandro Reholón González