Campus logo
Aquae

¿Cuáles son las aplicaciones de la tecnología láser?

¿Sabrías encender cerillas sin frotarlas con la caja? En este caso, no nos referimos a encenderlas con un mechero o un encendedor. Nuestro experimento científico de esta semana presenta un reto más difícil aún: ¿cómo encender cerillas con un láser?

En este experimento tiene un papel importante la física y la química, desde la generación de calor hasta la reflexión del haz del láser, lo que produce que este rebote y encienda las cerillas… sin necesidad de frotarlas contra la caja ni de tener fuego. Sigue leyendo para descubrir este interesante experimento y conocer más acerca de las aplicaciones de la tecnología láser.

Materiales

  • Láser potente
  • Cerillas con su caja
  • Espejo

¿Cómo realizar el experimento?

  • Cogemos dos cerillas y las colocamos en vertical en la caja
  • Colocamos el espejo frente a las cerillas y las orientamos hacia ellas
  • Apuntamos con el láser al espejo hasta que el haz rebote en la cerilla y… ¡las cerillas se encienden!

 

¿Por qué ha sucedido esto?

Si se concentra el haz de un láser potente sobre un punto, se genera calor. A través del espejo, el haz rebota y se concentra sobre la punta de la cerilla, provocando la reacción del fósforo y encendiendo la cerilla.

Historia del láser

Los lásers son asombrosos rayos de luz lo suficientemente poderosos como para acercarse millas en el cielo o cortar trozos de metal. Aunque parecen invenciones bastante recientes, en realidad han estado con nosotros durante más de medio siglo: la teoría se descubrió en 1958; el primer láser práctico se construyó en 1960.

En ese momento, los láseres eran ejemplos emocionantes de ciencia de vanguardia: el agente secreto 007, James Bond, fue casi cortado por la mitad por un rayo láser en la película Goldfinger de 1964. Pero aparte de los villanos de Bond, nadie más tenía idea de qué hacer con ellos. Hoy en día, todos tenemos láseres en nuestros hogares (en reproductores de CD y DVD), en nuestras oficinas (en impresoras) y en las tiendas donde compramos (en lectores de códigos de barras). Nuestra ropa se corta con uno, nos arreglamos la vista con él y enviamos y recibimos correos electrónicos a través de Internet con señales de que los láseres disparan cables de fibra óptica. Nos demos cuenta o no, los usamos todo el día, pero, ¿cuántos de nosotros realmente comprendemos qué son, cómo funcionan o cuáles son las aplicaciones de la tecnología láser?

¿Qué es un láser?

Los láseres funcionan para amplificar una fuente de luz y convertirla en un rayo potente y concentrado. La electricidad debe suministrarse al láser a través de una fuente de alimentación. Los láseres se pueden alimentar mediante el uso de baterías, electricidad o incluso otro láser. También deben tener un medio que produzca amplificación de luz. Una vez que un láser tiene poder y algo por lo que pasar, se convierte en un rayo concentrado. Este rayo se puede emitir hacia afuera en una sola línea de luz brillante. La palabra “láser” es un acrónimo que significa “amplificación de la luz mediante la emisión estimulada de radiación”.

Aplicaciones de la tecnología láser

Industria

Los láseres se usan para taladrar diamantes, modelar máquinas herramientas, recortar componentes microelectrónicos, calentar chips semiconductores, cortar patrones de moda, sintetizar nuevos materiales o intentar inducir la fusión nuclear controlada.

Investigación científica

Se han empleado igualmente para determinar con precisión la distancia entre la Tierra y la Luna y en experimentos de relatividad.

Comunicaciones

Los láseres resultan ideales para las comunicaciones espaciales. Se han desarrollado fibras ópticas de baja pérdida que transmiten luz láser para la comunicación terrestre, en sistemas telefónicos y redes de computadoras.

Medicina

Con haces intensos y estrechos de luz láser es posible cortar y cauterizar ciertos tejidos en una fracción de segundo sin dañar al tejido sano circundante. El láser se ha empleado para ‘soldar’ la retina, perforar el cráneo, reparar lesiones y cauterizar vasos sanguíneos.