Cómo desinfectar la casa correctamente

¿Sabes cómo desinfectar la casa? ¿Cuál es la diferencia entre limpiar y desinfectar? ¿El amoniaco desinfecta? Entenderlo te ayudará a evitar contagios y enfermedades. Con este artículo te ayudamos a identificar los posibles focos de contagio en un hogar y te damos consejos prácticos para desinfectar tu casa correctamente.

Saber cómo desinfectar la casa es fundamental para crear un entorno cotidiano más seguro pero primero es importante dedicar unas líneas a la diferencia entre limpiar y desinfectar. Sobre esta cuestión, cabe hablar de si el amoniaco desinfecta o si es un simple desengrasante que vale solo para limpiar. Porque llevar a cabo la desinfección de una casa de forma correcta puede salvar vidas.

Qué hacer al salir y entrar de casa

A pesar del confinamiento y de la necesidad y obligación de quedarnos en casa, puede que tengamos que salir a la calle para comprar o tirar la basura, por lo que es importante saber qué hacer al regresar. Para tener una casa desinfectada también se deben llevar a cabo algunas sencillas prácticas para evitar introducir en ella no solo la Covid-19, sino también cualquier otro tipo de patógeno que venga del exterior.

Al entrar a casa no se deben tocar las superficies comunes del edificio. Si es posible, lleva guantes, aunque recuerda que después debes quitártelos de manera correcta y arrojarlos a la basura correspondiente para su reciclaje.

Se use o no guantes, es primordial lavarse las manos con agua y jabón de manera correcta. Aunque antes hayas usado un gel desinfectante de manos, con una proporción de alcohol por encima del 60%, lavarse las manos es la mejor manera de evitar contagios.

La diferencia entre limpiar y desinfectar

Hay diferencias entre limpiar y desinfectar una. Ambas acciones parecen lo mismo, pero la segunda también elimina virus y bacterias.

Otra cuestión importante es que no todas las superficies son iguales. Aquellas que son lisas no porosas transportan los virus con mayor facilidad, por lo que se deben limpiar y desinfectar con frecuencia. Por ejemplo, los pomos de las puertas, los escritorios o mesas, y los teléfonos móviles, teclados y ordenadores.

Superficies como el pelo, las telas o los papeles son porosas y no permiten que los virus sobrevivan tanto tiempo, dado que los pequeños poros que componen estos materiales atrapan mejor los microbios e impiden su propagación.

La diferencia entre limpiar y desinfectar pasa también por entender que no todos los productos que sirven para limpiar tienen un alto poder de desinfección. Por ejemplo, a pesar de que el amoniaco desinfecta, su función en el hogar es primordialmente la de desengrasante. Por lo que si la utilizas como sustituto de la lejía, que sí limpia y desinfecta, tendrás que hacer una limpieza más concienzuda en casa.

Cómo limpiar la casa correctamente

Las claves para saber cómo desinfectar la casa comienzan con una limpieza a fondo de todo el hogar. Una costumbre que debe llevarse a cabo de manera puntual, sobre todo en los cambios estacionales. Pero ahora, con la crisis del coronavirus Covid-19, las precauciones de higiene y limpieza deben ser mayores.

 

cómo desinfectar la casa

Recomendaciones antes de comenzar

Si te preguntas cómo desinfectar la casa como lo hacen los profesionales, necesitarás una preparación previa y un plan.

  • Realizar una lista de tareas, para crear un orden de limpieza y ser rigurosos en la desinfección.
  • Usar material nuevo y desechable que después se deposite de manera correcta para su reciclado.
  • En cuanto a los productos, lo más recomendable es el uso de lejía. Aunque el amoniaco desinfecta, se utiliza fundamentalmente como desengrasante. El poder de desinfección de la lejía es aún mayor, por lo que te recomendamos utilizarla para limpiar las superficies. Si utilizas amoniaco, necesitarás realizar la desinfección con más atención.
  • Usar guantes en todo momento para proteger las manos, así como gel desinfectante antes y después de la limpieza.
  • Deshacerse si es posible de objetos y muebles que no estén en uso o estén envejecidos y puedan contener bacterias.

No hay nada como desinfectar la casa por zonas

Para saber cómo desinfectar la casa, es importante tener en cuenta que cada habitación tiene sus peculiaridades e importancia, y actuar en ellas de una manera apropiada:

  • Baños y cocina. Son los mayores focos de infección en la vivienda y su limpieza debe ser exhaustiva. Como mencionábamos, aunque generalmente se utiliza por su poder desengrasante, el amoniaco desinfecta, así que podrás utilizarlo como sustituto de la lejía en la limpieza de baños y cocina. Utiliza cualquiera de los dos para limpiar los sanitarios, grifos, lavabo, ropa, paños, radiadores… Debemos limpiar todos los armarios, comenzando por los de arriba, tanto por fuera como por dentro, aspirando y eliminando todo rastro de polvo y fragmentos de comida en la cocina. El suelo de baños y cocinas debe barrerse y fregarse dos veces por semana.
  • Salón. Sofás y sillones, así como sillas que tengan tela, suelen usarse mucho y por tanto son puntos de infección. Si tienen fundas, se pueden desinfectar en la lavadora. Si son de otros materiales, debemos usar productos adecuados para ellos. Mete también en la lavadora todos los textiles que puedan lavarse en ella, como la ropa de cama, las cortinas, las fundas y las toallas. En cuanto a estas últimas, hay que cambiarlas y lavarlas de manera regular para evitar la concentración de bacterias.
  • Los cristales deben estar siempre limpios, tanto por dentro como por fuera. Lo ideal es usar amoniaco, que también desinfecta a parte de tener un efecto desengrasante. También se puede usar vinagre, diluido en agua caliente o tibia.
  • Alfombras y suelo. Si te preguntas cómo desinfectar la casa de verdad, tendrás que tener cuidado con las alfombras y moquetas. Éstas son cuna de gérmenes. Se deben aspirar una vez por semana como mínimo.
  • Oficinas improvisadas. El teletrabajo y estudiar en casa están convirtiendo partes de la casa en oficinas improvisadas. Desinfecta con alcohol el escritorio y la silla en la que trabajes, así como el ordenador, el ratón, el teléfono móvil y todo aquello con lo que hayas tenido contacto a lo largo de la jornada.
  • Otros elementos de la casa. Desinfecta aquellas partes de contacto diario como las puertas, pomos, manivelas, mandos a distancia… usando amoniaco o alcohol para ello.

Y, a diario, ventila bien toda la casa abriendo las ventanas y permitiendo que el aire se renueve. Es otra clave para desinfectar la casa de manera correcta. Siguiendo estas recomendaciones y con responsabilidad, paciencia y entereza, conseguiremos entre todos salir de esta situación.