Campus logo
Aquae

¿Cómo hacer una nave espacial casera?

Construir un cohete no es tan difícil como parece ni está al alcance solo de la NASA: tú también puedes hacerlo con elementos muy sencillos que todos tenemos en casa. Con este experimento no solo aprenderás a construirlo, sino también cómo funciona uno de verdad y qué es la Tercera Ley de Newton.

¿Sabes cómo hacer una nave espacial casera? Un cohete es una máquina cuyo funcionamiento es muy complicado. Sin embargo, es posible comprender algunas de sus características de forma sencilla, por medio de experimentos que podemos realizar en casa y que nos permiten divertirnos al tiempo que descubrimos su funcionamiento a través de la ciencia, pero de manera muy accesible.

¿Qué materiales necesito?

Para llevar a cabo este experimento y aprender cómo hacer una nave espacial con material reciclable, necesitaremos:

  • Papel de aluminio
  • Unas cerillas
  • Un recipiente
  • Un mechero
  • Un bolígrafo

¿Qué pasos debo seguir?

Los pasos que debes realizar para construir este cohete casero son:

  • Paso 1: Colocamos en el papel de aluminio varias cerillas y un bolígrafo, y lo enrollamos.
  • Paso 2: Buscamos las cerillas, doblamos el papel a la altura de estas y sacamos el bolígrafo.
  • Paso 3: Colocamos la “pajita de aluminio” en el recipiente, encendemos las cerillas desde fuera y… ¡Vuela!

¿Por qué sucede esto?

Ahora que ya sabes cómo hacer una nave espacial para niños, te compartimos la explicación científica que hay detrás, para que puedas explicarles por qué vuela la “pajita de aluminio”:

  • La cabeza de la cerilla contiene azufre, cloruro de potasio y nitrato de potasio (estos tres elementos juntos crean oxígeno).
  • Cuando la cabeza se calienta, el azufre y el cloruro de potasio se combinan para producir dióxido de carbono (gas).
  • Los gases calientes están bajo mucha presión y sus moléculas chocan con el papel de aluminio a gran velocidad.
  • Esto provoca que el gas se escape por la ranura abierta del bolígrafo, por lo que el cohete sale propulsado.

Los cohetes espaciales obedecen a la Tercera Ley de Newton, es decir, al principio de acción y reacción. Utilizan un motor de combustión que produce la energía cinética necesaria para que los gases se expandan.

La combustión química que se genera es muy potente y tira del aire hacia abajo con muchísima fuerza y, como marca esta ley, a toda fuerza corresponde otra de igual magnitud en dirección contraria. En otras palabras, el aire impulsa el cohete con la misma potencia que los gases ejercen hacia abajo.

La energía que se genera de este proceso cuando se expulsan los gases es tal que la reacción no solo hace que la nave espacial se levante, sino que también le permite alcanzar velocidades muy altas.


configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: