Campus logo
Aquae

¿Cómo hacer una nave espacial casera?

Construir un cohete no es tan difícil como parece ni está al alcance solo de la NASA: tú también puedes hacerlo con elementos muy sencillos que todos tenemos en casa. Con este experimento no solo aprenderás a construirlo, sino también cómo funciona uno de verdad y qué es la Tercera Ley de Newton.

¿Sabes cómo hacer una nave espacial casera? Un cohete es una máquina cuyo funcionamiento es muy complicado. Sin embargo, es posible comprender algunas de sus características de forma sencilla, por medio de experimentos científicos caseros que podemos realizar en casa y que nos permiten divertirnos al tiempo que descubrimos su funcionamiento a través de la ciencia, pero de manera muy accesible. A continuación te mostramos los materiales que necesitarás y los pasos que habrás de seguir para construir esta nave espacial, ideal para niños y mayores.

¿Qué materiales necesitas?

Para llevar a cabo este experimento y aprender cómo hacer una nave espacial con material reciclable, necesitaremos:

  • Papel de aluminio
  • Unas cerillas
  • Un recipiente
  • Un mechero
  • Un bolígrafo

Para a seguir para crear una nave espacial

  1. Colocamos en el papel de aluminio varias cerillas y un bolígrafo, y lo enrollamos.
  2. Buscamos las cerillas, doblamos el papel a la altura de estas y sacamos el bolígrafo.
  3. Colocamos la “pajita de aluminio” en el recipiente, encendemos las cerillas desde fuera y… ¡Vuela!

¿Por qué vuela nuestra nave?

Ahora que ya sabes cómo hacer una nave espacial para niños, te compartimos la explicación que hay detrás de este experimento científico. Esto te permitirá entender por qué vuela la “pajita de aluminio”:

  • La cabeza de la cerilla contiene azufre, cloruro de potasio y nitrato de potasio (estos tres elementos juntos crean oxígeno).
  • Cuando la cabeza se calienta, el azufre y el cloruro de potasio se combinan para producir dióxido de carbono (gas).
  • Los gases calientes están bajo mucha presión y sus moléculas chocan con el papel de aluminio a gran velocidad.
  • Esto provoca que el gas se escape por la ranura abierta del bolígrafo, por lo que el cohete sale propulsado.

Al hacer esta nave espacial en casa podemos entender una de las leyes fundamentales de la física. Los cohetes espaciales obedecen a la Tercera Ley de Newton –el principio de acción y reacción–. Utilizan un motor de combustión que produce la energía cinética necesaria para que los gases se expandan.

La combustión química que se genera es muy potente y tira del aire hacia abajo con fuerza. Recordando la ley, a toda fuerza corresponde otra de igual magnitud en dirección contraria. En otras palabras, el aire impulsa el cohete con la misma potencia que los gases ejercen hacia abajo.

La energía que se genera de este proceso cuando se expulsan los gases es tal que la reacción no solo hace que la nave espacial se levante, sino que también le permite alcanzar velocidades muy altas.

Expande tu conocimiento científico con experimentos caseros

Como ya has podido comprobar en el experimento, objetos que tenemos a nuestro alrededor nos pueden ayudar a expandir nuestro conocimiento sobre ciencia. En este caso, tan solo hemos necesitado un par de objetos que utilizamos cotidianamente para comprender esta reacción. Por ello, te invitamos a que aproveches la oportunidad para descubrir otros experimentos que te ayudaran a descubrir más sobre cuestiones de física o química que se producen a nuestro alrededor día tras día.

Ahora que sabes crear un cohete espacial con objetos cotidianos… ¿Te imaginas crear inflar un globo sin utilizar nada de aire? ¿Te gustaría crear una espuma espacial mezclando diferentes sustancias? Haz click en estos artículos y… ¡sigue expandiendo tu conocimiento científico!