La Garceta común, la novia de las aves

La garceta común (Egretta garzetta) es una especie de ave pelecaniforme de la familia Ardeidae propia de Eurasia, África y Oceanía. Es una garza esbelta y de tamaño mediano con el plumaje totalmente blanco, lo que provocó que durante un tiempo fuese perseguida para obtener de ellas sus plumas con las que adornar sombreros.

La garceta común (Egretta garzetta) es una garza esbelta de tamaño mediano, con un plumaje totalmente blanco y largas patas negras que en los adultos puede superar el metro de envergadura alar. Los machos poseen unas plumas lanceoladas en la coronilla que puede alcanzar hasta los 16 centímetros. Es una especie silenciosa fuera de sus colonias, aunque en determinadas ocasiones emiten un sonido (graznido) que se asemeja a un ladrido ronco.

¿Dónde vive y cuál es su hábitat?

Esta ave pelecaniforme de la familia Ardeidae es propia de Eurasia, África y Oceanía. En la Península Ibérica se puede encontrar en zonas húmedas situadas en torno a los arrozales levantinos, aunque también se distribuye por el suroeste y oeste peninsular.

Así, el hábitat de la garceta común son los ambientes acuáticos como marismas, lagunas… con abundante vegetación arbórea. Uno de ellos es el Clot de Galvany, en la provincia de Alicante, donde se puede ver pescar a la garceta, considerada la novia de las aves por la blancura de sus plumas y la ligereza que la envuelve como un velo flotando.

Los nidos de la garceta común se encuentran en árboles donde comparten con otras colonias de aves como las espátulas o las garcillas. Para la construcción del nido, el macho proporciona los materiales necesarios y la hembra lo construye con forma de embudo. En esta especie colonial la puesta se produce a partir de mediados de abril, oscila entre los 3 y 5 huevos y se realiza por ambos sexos. Macho y hembra cuidan por igual a los polluelos al nacer, hasta que abandonan el nido coincidiendo con el instante en el que celebran su primer mes de vida.

Estamos ante una especie residente en nuestra geografía, algo que no evita que algunos ejemplares se desplacen al norte de África para pasar el invierno. Incluso las más aventureras son capaces de emprender un desplazamiento mucho mayor con un destino: las costas del este de Estados Unidos. Cabe destacar que en nuestro país encontramos gran variedad de aves como la golondrina común, el alimoche o la pardela, entre otras.

¿De qué se alimenta la garceta común?

Nos encontramos ante un ave que, como el resto de las garzas, es zoófaga. Anfibios, insectos y pequeños peces constituyen la base de su alimentación, a los que busca siempre de manera activa. En este sentido, saca el máximo provecho a sus largas patas, ya que las emplea para remover el limo en el que se esconden las que pasados unos minutos se convertirán en su festín alimenticio. Pese a su carácter afable, una de sus señas de identidad es que no soporta que otras garcetas se acerquen al lugar donde ha decidido alimentarse.

Durante un tiempo esta ave fue perseguida de forma intensa con el objetivo de obtener sus vistosas plumas usadas para adornar tocados o sombreros. En la actualidad, su principal amenaza es la reducción de la superficie o de los humedales donde habitan. Pese a ello, se estima que el número de parejas de este ave sociable (es posible observarla en pequeñas bandadas) solamente en España supera las 10.000. Esta cifra se multiplica por siete u ocho en el total europeo.