Características comunes de los seres vivos

La variedad de seres vivos que habitan el planeta ha llevado, con el paso del tiempo, a delimitar una serie de características básicas que comparten todos ellos, aunque con algunas diferencias.

¿Qué es un ser vivo?

Antes de concretar cuáles son las características de los seres vivos, definamos qué es un ser vivo. Se trata de un organismo de organización molecular compleja caracterizado por poder desarrollar diferentes comunicaciones. Estas pueden ser internas, cuando se realizan dentro de sus propias estructuras anatómicas; o externas, cuando las lleva a cabo con su entorno.

El conjunto de los seres vivos y los ecosistemas, tanto terrestres como acuáticos, se engloba dentro del concepto de biodiversidad.

¿Cuál es la composición biológica de los seres vivos?

Una de las características de los seres vivos se encuentra en su composición biológica, dado que todos ellos están constituidos por cuatro bioelementos esenciales que se encuentran de manera abundante en la naturaleza:

  • Carbono
  • Hidrógeno
  • Oxígeno
  • Nitrógeno

Estos bioelementos o elementos biogénicos están presentes en las biomoléculas, que son las que dan forma a la materia que constituye a los seres vivos. Estas moléculas están formadas, a su vez, por la unión de átomos.

características de los seres vivos

Características comunes de los seres vivos

A pesar de la gran variedad de especies en el mundo, existe una serie de características de los seres vivos que hacen que estos sean reconocibles dentro del conjunto de la naturaleza:

  1. Organización y orden celular

Todos los organismos vivos están compuestos de células y son la base de la vida. Las células son el elemento más pequeño dentro de la compleja estructura de los seres vivos y suponen la base de sus niveles de organización, al crear tejidos que dan lugar a los órganos vitales.

Esta es una característica de los seres vivos que crea una subdivisión, dado que hay seres unicelulares (una sola célula cumple todas las funciones vitales), como las bacterias y los protozoarios; y seres pluricelulares (con varias células), como las plantas, animales y hongos.

Para poder mantener esa organización celular, los seres vivos llevan a cabo un proceso biológico conocido como la homeostasis. Este proceso consiste en la capacidad del organismo para presentar una situación fisicoquímica constante incluso frente a alteraciones impuestas por el entorno.

  1. Reproducción

Una de las características de los seres vivos más importantes es la reproducción, dado que gracias a ella todas las especies que habitan en el plantea pueden sobrevivir y multiplicar su número de individuos. A partir de ella, transmiten su información genética, determinante para el crecimiento celular. La reproducción puede ser sexual, cuando es necesaria la intervención de dos individuos de distinto sexo; o asexual, cuando no es necesario el apareamiento.

  1. Crecimiento, desarrollo y muerte

Una de las características de los seres vivos de estructura pluricelular consiste en la necesidad de la división celular para crecer. La última etapa que afecta a todos es la muerte.

Los seres vivos pasan por diferentes etapas de desarrollo a través de las cuales adquieren energía y materia del entorno, que transforma para su aprovechamiento interno. Algunos seres vivos llevan a cabo la metamorfosis: consiste en el cambio de forma de un animal después de un período embrionario, un proceso propio de la mayoría de los insectos.

  1. Funciones vitales

Los seres vivos realizan una serie de funciones que son esenciales para su supervivencia:

  • Alimentación: sin la nutrición, los seres vivos no podrían crecer y desarrollarse; puede ser alimentación autótrofa o heterótrofa.
  • Metabolismo: supone el conjunto de reacciones químicas que se producen en las células con la finalidad de obtener energía, construir y reparar estructuras. El metabolismo se puede diferenciar en:
  • Anabolismo: se sintetizan o producen nuevos compuestos a partir de moléculas simples.
  • Catabolismo: se degradan moléculas grandes para liberar la energía almacenada en los enlaces químicos.
  • Respiración: es una de las características de los seres vivos más reconocible. A través de ella los organismos captan gases de diferentes medios físicos para incorporar moléculas químicas a sus células, tejidos y órganos. La variedad de seres vivos hace que haya diferentes órganos respiratorios: pulmones, branquias, tráqueas, poros cutáneos o estomas.
  • Excreción: proceso encargado de llevar a cabo la eliminación de las sustancias de desecho que el organismo no asimila o no son beneficiosas.
  1. Interacción con el entorno

Además de las funciones vitales, otra de las características de los seres vivos es su necesidad de interactuar con el entorno que los rodea, dado que no pueden vivir sin interacciones con otros.

Así, pueden responder a estímulos de distintos tipos, químicos y sensoriales, que han ido configurando las particularidades de cada especie y sus órganos. Por ejemplo, el sistema nervioso cognitivo o los órganos de los diferentes sentidos en los animales.

  1. Adaptación

Las diferentes características de los seres vivos han ayudado a que desarrollen un instrumento de supervivencia y de adaptación para mantener un equilibrio entre las diferentes especies, gracias a sus particularidades biológicas.

 



configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: