fbpx
Fundación Aquae > Soñando con un mar limpio de residuos

Soñando con un mar limpio de residuos

08/06/2017 - Blog - Joaquim Elcacho
La celebración del Día Mundial de los Océanos nos recuerda que, desgraciadamente, hasta los rincones más idílicos y remotos del planeta están afectados por las actividades humanas. Los humanos no podemos soñar con playas maravillosas y, al mismo tiempo, lanzar al mar millones de toneladas de residuos. Las aguas marinas se merecen un mayor respeto.
Compartir en

Sigmund Freud expuso decenas de supuestas interpretaciones sobre nuestros sueños más recurrentes. Sin embargo, no tengo constancia de que en sus obras -tan famosas como criticadas- aparezca alguna referencia onírica referida a las islas solitarias del Pacífico. Descansar en una playa deshabitada y desconocida forma parte del ideal de felicidad de muchos de los ciudadanos sometidos al estrés de una era que ya comenzamos a conocer como el Antropoceno.

El problema es que algunos de los malos hábitos de los humanos modernos están destruyendo sus propios sueños.

A mediados del mes de mayo, los investigadores Jennifer Lavers y Alexander Bond publicaron en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (PNAS) un estudio -acompañado de fotografías y vídeos- en el que se cuantificaba la dramática acumulación de residuos en la costa de la isla Henderson. Esta pequeña isla del archipiélago Pitcairn, en el Pacífico sur -territorio del Reino Unido desde 1902-, se encuentra a unos 5.000 kilómetros de la ciudad más próxima y está deshabitada desde hace seis siglos. Pese a ello, y aunque parezca extraño, sus playas y acantilados acumulan 37,7 millones de fragmentos de plástico; con concentraciones puntuales de hasta 671 residuos por metro cuadrado, según el estudio realizado sobre el terreno por estos expertos de la Universidad de Tasmania (Australia) y de la Royal Society para la Protección de las Aves (Reino Unido).

La isla Henderson se encuentra situada casi en el centro del remolino o gran corriente marina del Pacífico sur (un fenómeno conocido en inglés como South Pacific Gyre) y, por este motivo, cada día llegan a sus costas miles de fragmentos de residuos lanzados al mar por los pescadores, los buques comerciales y de recreo o los habitantes del oeste de América.

El ejemplo de Henderson debe hacernos reflexionar, sobretodo en una fecha como el Día Mundial de los Océanos (8 de junio)

En la sesión preparatoria de la Cumbre Mundial del Océano ( The Ocean Conference) celebrada el pasado mes de febrero en Bali (Indonesia), los representantes del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) presentaron la campaña #MaresLimpios (#CleanSeas). Uno de los objetivos de este proyecto es eliminar en el horizonte de 2022 dos de las principales fuentes de basura marina: los microplásticos (microperlas) utilizadas en productos cosméticos y el uso excesivo de plásticos de un solo uso (bolsas, envases y similares). En esta propuesta, Naciones Unidas exhorta a los gobiernos a comprometerse con políticas para la reducción del plástico, pide a la industria que minimice los envases elaborados con este material y propone soluciones innovadoras para rediseñar sus productos.

Esta preocupación y estos objetivos ocupan el apartado o 'Dialogo' número 1 de las sesiones oficiales de la mencionada Cumbre Mundial del Océano, que se celebra del 5 al 9 de junio en la sede de la ONU en Nueva York.


Descripción: Resisduos plásticos en Coco Beach, en la desembocadura del río Mandovien en océanos Índico. (India, Goa)
Autor: Hajj0 ms en Wikipedia



Los organismos internacionales, los gobiernos locales y las empresas han de hacer realidad estos objetivos y acabar con las mareas de residuos que ensucian las aguas de todo el planeta, además de causar daños importantes en los ecosistemas, los seres vivos y la salud de las personas.

Los ciudadanos no podemos quedar al margen y esperar que la solución llegue solo de las administraciones públicas y las empresas. El compromiso personal con el medio ambiente exige un mayor esfuerzo en la reducción de los residuos que generamos y, en especial, por facilitar su reciclaje.

Si nos sirve de aliciente, pensemos que cada vez que tiramos al suelo una bolsa de plástico o una lata de bebida estamos ensuciando las aguas de los mares y playas más maravillosas del mundo (entre las que se deberían incluir las de la isla Henderson).

 

Etiquetas:

Sobre el autor

Joaquim Elcacho. Periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Coordinador de La Vanguardia Natural, canal/sección de medio ambiente y naturaleza de la edición digital de La Vanguardia. http://www.lavanguardia.com/natural

 

Compartir en