Campus logo

La arena que odia el agua

¿Es la arena un sólido o un líquido? A priori, es un sólido, pero lo cierto es que comporta como un líquido. Aún así existen diferentes tipos de arenas con múltiples características y comportamientos diferentes. Irene Lapuente, química y fundadora de La Mandarina de Newton, nos acerca a un tipo de arena que repele el agua.

La playa es uno de los lugares más visitados en los meses de verano. En ella encontramos dos elementos principales: el agua y la arena. No solemos dar mucha importancia a esta última, pero en ella se esconden algunas peculiaridades que vale la pena destacar.

La arena procede de la erosión de las rocas durante su ciclo de vida. Y es que, en función del tipo de roca, existen diferentes tipos de arena que van desde las más finas hasta otra más gruesa.

Por lo general, las playas suelen ser de silicio. Aunque, también encontramos playas formadas de roca calcaría. Este tipo de playas se caracterizan por el color blanco de su arena procedente de la erosión de conchas y otros materiales que las dotan de esta tonalidad tan peculiar.

La arena hidrofóbica hecha de ciencia 

Una de los aspectos que nos explica Irene Lapuente, a lo largo de esta Máster Class, es el comportamiento de la arena. Y es que, aunque este considerada como un sólido, la arena se comporta de la misma forma que un líquido. “Si tenemos en cuenta la arena en su conjunto se comporta casi como si fuera agua, y lo hace sin dejar de ser un sólido; es una trampa que nos hace la naturaleza”, asegura Irene.

Sin embargo, no todas las arenas se comportan igual y para ello, la fundadora de La Mandarina de Newton nos hace una pequeña demostración. Si cogemos un puñado de arena de la playa y lo mezclamos con agua, veremos como ambos elementos se fusionan. Esta combinación da lugar a una pasta maleable que seguro has utilizado alguna vez para hacer pequeñas construcciones en la playa.

Ahora bien, Irene insiste en que no todos los tipos de arena tienen las mismas propiedades. Para demostrarlo, nos muestra una arena muy especial compuesta de ciencia.  Tiene un color naranja y cuando se vierte agua sobre ella podemos ver claramente como la repele. Este tipo de arena se conoce como arena hidrofóbica, o arena mágica para los niños.

Esta arena hidrofóbica proviene de la ciencia, concretamente de la rama de la nanociencia. Surge de un compuesto arenoso artificial impermeable al agua capaz de crear una capa de unos 10 centímetros de espesor que impide la filtración de agua.

Esta tipo de arena mágica tiene unas rugosidades mucho más pequeñas que un molécula de agua por lo que cuando está en contacto con la arena, no puede entrar impidiendo así que se moje.

“Cada vez encontramos más materiales con este tipo de características hidrofóbica. De hecho, en nanociencia y nanotecnología, se están intentando desarrollar cristales que no se ensucian o ropa que no se manche; y aquí la arena hidrofóbica tiene mucho que ver en ello”, explica Irene.

Aunque pueda parecer ciencia ficción, la arena hidrofóbica tiene una serie de ventajas por las que también se está empezando a implementar en espacios públicos como, por ejemplo, en parques infantiles. Y es que, gracias a su eficiencia que permite evitar que bacterias y hongos se propaguen, son una opción segura y saludable para nuestros espacios.

“La ciencia nos está ayudando a mejorar y a tener un entorno mucho más seguro para que podamos seguir disfrutando” concluye Irene Lapuente. Y esta interesante Máster Class nos demuestra que la ciencia está más presente en nuestro día a día de lo que imaginamos.

Una vez más, desde Fundación Aquae, nos acercamos a la ciencia con algo tan común como la arena de la playa. Si te ha gustado este vídeo, puedes seguir aprendiendo sobre estos y otros temas relevantes con nuestras Master Class.Te invitamos a conocer  la física que hay detrás de las bicicletas, también con Irene Lapuente, o los secretos de la molécula de agua, con Vladimir Sánchez.

ACERCA DEL AUTOR

Irene Lapuente
Fundadora y directora de la Mandarina de Newton, una empresa comprometida con la cultura científico-tecnológica. Es Física de formación, cuenta con varios postgrados en comunicación y pedagogía y titulación en danza clásica. Por eso sus áreas de expertise son: el método científico, el design thinking y los procesos creativos.