La anémona gigante, refugio para muchas especies marinas

La anémona gigante vive en las zonas umbrías de los fondos marinos, desde cerca de la superficie hasta 40 metros de profundidad. Sus numerosos tentáculos sirven de refugio para muchas especies marinas como el camarón lady escarlata. Se desplazan con lentitud por las profundidades marinas y tienen la capacidad de reproducirse de hasta tres maneras diferentes.

En las zonas umbrías de los fondos marinos, desde cerca de la superficie hasta 40 metros de profundidad, vive una anémona gigante del género Telmatactis y perteneciente a la familia Isophelliidae. Esta especie de anémona, además de poder alcanzar los 20 centímetros de diámetro, posee una variedad de colores que llega a más de 25 tonalidades diferentes.

Sus numerosos tentáculos, una corona compuesta por un total de 90, sirven de refugio y protección para muchas especies marinas como el camarón lady escarlata. La anémona de mar tiene un cuerpo cilíndrico y su extremo basal es un disco que funciona a modo de pie y le permite desplazarse por las profundidades marinas de forma muy lenta. Para comprenderlo correctamente, las anémonas son capaces de anclarse a cualquier superficie y cuentan con un pie adhesivo a modo de accesorio.

Las medusas y los corales son los dos parientes más cercanos de las anémonas de mar. De hecho, lo que a simple vista podría parecer una flor, se convierte en un depredador que juega un papel importante en la vida marina.

¿Dónde vive y cuál es la alimentación de la anémona gigante?

La anémona de mar se alimenta de los productos generados por algas simbióticas (zooxantelas) y suele encontrarse en el Océano Atlántico Occidental. Se trata de un género propio de las zonas literales que se decide por las áreas superficiales soleadas. De este modo, resulta bastante habitual encontrarlas en las rocas o en arenales.

La alimentación de la anémona gigante también se compone, salvo alguna excepción, de plancton o peces, a los que captura con sus tentáculos. E incluso atrapa materia orgánica que se encuentra disuelta en el agua, como pueden ser aminoácidos y glucosa.

Lo característico de las anémonas es su interior, constituido por una cavidad gastrovascular cuyas funciones son el mantenimiento del equilibrio hídrico y la digestión del alimento. A su vez, los tentáculos cuentan con neurotoxinas paralizantes (cnidocitos) que emplea en dos momentos específicos: para ingerir sus presas con mayor facilidad y para poder escapar de sus depredadores, entre los que sobresalen los nudibranquios.

Por este motivo, tampoco se recomienda a los seres humanos que las toquen con sus manos. Una de las principales amenazas para la anémona gigante es el cambio climático. Así, la subida de la temperatura del agua puede provocar la desaparición de las microalgas que suministran a las anémonas una parte importante de su alimentación.

¿Cómo se reproducen las anémonas de mar?

Fisión transversal y laceración pedal. Estos dos son los términos que definen sus métodos de reproducción. El primero, además de ser el más habitual, consiste en la división de la anémona de mar por la mitad dando lugar a dos clones que presentan un anillo de tentáculos incompletos que irán completando con el paso de los días. Por su parte, el segundo se basa en que las anémonas se desprenden de su disco pedal.

Existe un tercer método más tradicional de reproducirse. En él, los machos liberan espermatozoides para estimular a que las hembras liberen los huevos, teniendo lugar la fertilización de manera externa.