Campus logo

Agricultura LED

4 de Septiembre de 2014

Los seres humanos han pasado los últimos 10.000 años dominando la agricultura. Pero una tormenta de verano, plagas o una sequía pueden estropear mucho una buena cosecha bien plantado.

El fisiólogo japonés Shigeharu Shimamura ha encontrado una interesante solución a este problema. Shigeharu Shimamura trabaja en la prefectura de Miyagi, al este de Japón, una zona gravemente afectada por el terremoto y los tsunamis en 2011. Shimamura ha trasladado la agricultura a escala industrial, convirtiendo una antigua fábrica de semiconductores en la granja de interior más grande del mundo iluminada por 17.500 luces LED repartidas en 18 bastidores de cultivo con 15 niveles de altura, que emiten luz en longitudes de onda óptima para el crecimiento vegetal. 

 La granja es casi la mitad del tamaño de un campo de fútbol. Se inauguró el julio y ya produce 10 mil cabezas de lechuga por día. “Yo sabía cómo cultivar buenas verduras biológicamente y quería integrar ese conocimiento con el hardware para hacer que las cosas sucedan”, dice Shimamura.  

Según Shimamura, las luces LED son una parte clave de la magia de la granja y le permiten controlar el ciclo noche y día, y acelerar el crecimiento para lograr la mejor combinación de la fotosíntesis durante el día y la respiración durante la noche mediante el control de la iluminación y el ambiente. Asegura que estos sistemas también permiten que crezca la lechuga llena de vitaminas y minerales dos veces y media más rápido que una granja al aire libre. Pero quizá, lo que más llama la atención es la eficiencia en el proceso. Con un buen control de la temperatura, la humedad y el riego, la granja también puede reducir su consumo de agua a sólo el 1% de la cantidad que necesitan los campos al aire libre.

ACERCA DEL AUTOR

Sonia Villaseca

Arquitecta. Ha trabajado en los despachos de Foster & partners y Zaha Hadid Architects y desde hace 7 años es partner de Estudio7DOS.