Fundación Aquae > Noticias > Una obra para concienciar sobre la contaminación de nuestras aguas

Una obra para concienciar sobre la contaminación de nuestras aguas

El fotógrafo Benjamin Von Wong ha dedicado su carrera profesional a crear imágenes con un mensaje social y concienciador alrededor de los problemas medioambientales, en particular, sobre la cantidad ingente de basura que producimos y desechamos. Con "La separación del mar de plástico", alerta de la contaminación de las aguas marinas y oceánicas.
06/02/2019
Compartir en

A partir de la frase “solo es una pajita, dijeron 8 mil millones de personas”, el fotógrafo ha realizado su nueva instalación artística, La separación del mar de plástico, con clara referencia a las separaciones del Mar Rojo, expuesta en un centro comercial de la ciudad vietnamita de Ho Chi Minh, una estructura de 3,3 metros de alto y con la que el artista ha declarado haber querido crear algo bello y único a partir de una tragedia medioambiental.



La instalación está compuesta por más de 168.000 pajitas de plásticos usadas, recicladas, que tiene, como siempre en las obras de Benjamin Von Wong, el objetivo de concienciar sobre los residuos de plásticos que acaban en los ríos y en los mares, contaminando las aguas de manera cada vez más drástica. Por su forma, permite a los paseantes moverse alrededor de ella, también introducirse en su interior, para tomar contacto directo con una obra que recuerda algo que, en términos generales, no suele verse: esa gran contaminación que afecta a las aguas marítimas, fluviales y oceánicas del todo el mundo. Además, la instalación presenta un vídeo explicativo sobre el proceso de creación de la obra, así como de sus objetivos, lo cual la convierte tanto en un objeto artístico de contemplación estética como divulgativo sobre su objetivo.



El proyecto arrancó el pasado mes de mayo cuando la fundadora de la plataforma ecologista Saigon Zero Waste, Julia Mesner, solicitó al artista la realización de una obra que fuese impactante para llamar la atención del problema del plástico en la contaminación de océanos y ríos. Así, el artista, ha declarado que "quería crear algo tan grande que no pudiera ser ignorado por cualquiera que lo viera. Elegí las pajitas como símbolo porque es un objeto que es fácil dejar de utilizar, no supone ningún sacrificio. La concienciación tiene que empezar en algún sitio y las pajitas son una puerta de entrada accesible”. Durante dos meses, voluntarios recogieron miles de pajitas usadas que, después, fueron limpiadas para crear La separación del mar de plástico.

Solo en Vietnam se calcula que se vierten en el mar alrededor de ocho millones de toneladas anuales de plástico en el mar, una auténtica catástrofe medioambiental. Cualquier acción para llamar la atención sobre este hecho, es más que necesaria. Máxime teniendo en cuenta que la previsión, de seguir la línea de contaminación anterior, es que para 2050 podría haber más plásticos que peces en los océanos.

 

Compartir en