El pato que filtra el agua con su pico

Si algo caracteriza a este pato es la peculiar forma de su pico por el que se atribuye el nombre de pato cuchara. Su forma aplanada le permite filtrar el agua que bebe de los ríos y lagos. Mónica Fernández-Aceytuno nos acerca a esta peculiar especie.

Su nombre científico es Spatula clypeata, pero popularmente se le conoce como pato cuchara o cuchareta. Es una especie anseriforme perteneciente a la familia Anatidae, muy extendida en gran parte del mundo.

Características del pato cuchara 

“Para ser visto desde el cielo, espejea blancos, azules y verdes”. Así arranca Mónica Fernández-Aceytuno este Clip Natura. Y es que el plumaje del macho del pato cuchara posee unos colores muy llamativos: su cabeza y cuello son verdes que contrastan con el blanco de su pecho. Las hembras, por el contrario, tienen unas tonalidades pardas que, aunque no son tan vistosas como la de los machos, marcan la diferencia respecto a otras especies de la misma familia.

El pato cuchara, una peculiar especie que filtra el agua con su pico

Lo más llamativo del pato cuchara es su pico. Tiene forma de espátula y puede llegar a medir hasta siete centímetros de largo. Su pico está formado por una serie de pequeñas laminas con las que es capaz de filtrar el agua. Y es que es en ríos, lagunas y humedales donde encuentra su principal fuente de alimento.

Es curioso ver a este pato en busca de alimento. Se zambulle en el agua donde realiza movimientos rotatorios que le permiten remover el agua y sus partículas. Es entonces cuando abre y cierra el pico rápidamente. Su dieta se basa en plancton, pulgas de agua, larvas de insectos, gusanos y semillas presentes en el agua. Esta alimentación le permite poder establecerse en cualquier entorno que cuenta con agua.

¿Dónde vive esta especie de pato?

El pato cuchara está presente en multitud de lugares del mundo, sobre todo en la región holártica, que engloba el norte de África, Europa, Asía – a excepción del sudeste – y Norteamérica. Esto se debe a que es un ave migratoria que en época de reproducción se instala en unas regiones de Eurasia, pero en los meses de invierno se desplaza hasta el sur de Europa.

El pato cuchara, una peculiar especie que filtra el agua con su pico

En la Península Ibérica es común verle nidificar en Extremadura, las marismas andaluzas y el norte peninsular como, por ejemplo, en el delta del Ebro. Como afirma Fernández-Aceytuno, «se creyó que, en España solo había parejas de pato cuchara con cría en las marismas andaluzas, pero hoy parecen estar en expansión por otros humedales».

Uno de los lugares en los que puede verse al pato cuchara es en las Lagunas del Cabezo Beaza, en Cartagena. Precisamente allí, Hidrogea y Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) vienen realizado una serie de actuaciones, como es la instalación de islas flotantes con vegetación específica, que ha permitido su nidificación y ha convertido este humedal en un entorno idóneo para la reproducción de este tipo de anátidas.

De todo esto, Julio Marín – director de Transformación y Desarrollo Sostenible en Hidrogea – y Jorge Sánchez – biólogo técnico en ANSE – explican en ‘Encuentros para la biodiversidad‘ todas acciones acometidas en la zona y, en especial, la relacionada con esta especie de pato. Puedes ver este encuentro completo, aquí.

Conservación de la especie 

La sobre-explotación de acuíferos, la contaminación procedente de la intensificación agrícola y el desarrollo urbano de las ciudades han alterado de forma significativa la presencia del pato cuchara en la Península Ibérica. A estos problemas se suman la eutrofización derivados del exceso de nutrientes en el agua en zonas húmedas. Todo esto ha provocado que su presencia sea abundante en Europa pero no en España donde rara vez se puede observar algún ejemplar.

Todas estas causas han provocado que el pato cuchara esté catalogado en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conversación de la Naturaleza (UICN). En España también se ha incluido en la categoría de especie «casi amenazada» del Libro Rojo de Aves de España.

La caza, la pérdida de hábitats y la depredación de los nidos son algunas de las amenazas que están menguando su densidad de población en todo el mundo. Además, naturalistas expertos en este tipo de ave ya predicen que el cambio climático afectará a las zonas de distribución de este peculiar pato.