Para qué sirve la Huella Hídrica en la lucha climática

Desde 2002 hablamos de Huella Hídrica. Pero ¿tenemos claro qué es? ¿Cómo se mide? ¿Cuál es su gran importancia para poder actuar por un planeta más sostenible? Te damos las claves para entender en qué consiste este término y cómo lo puedes utilizar para minimizar tu impacto medioambiental.

1.385 metros cúbicos. Esta es la Huella Hídrica anual media que genera cada persona. Es decir, la cantidad de agua dulce que ha hecho falta, siguiendo un consumo diario convencional, para lavarse, vestirse, alimentarse, desplazarse… Es importante conocer para qué sirve la Huella Hídrica. Además, conocer los factores que determinan la Huella Hídrica nos permitirá calcular nuestro gasto de agua a nivel global.

El concepto de Huella Hídrica

En 1993, el investigador John Anthony Allan, del King’s College de Londres, acuñó el concepto «Agua Virtual», para definir el volumen de agua necesaria para elaborar un producto o para facilitar un servicio. Pero el concepto de “Huella Hídrica” nació en 2002 de la mano de los investigadores de la Universidad de Twente (Países Bajos) Arjen Hoekstra y Mesfin Mekonnen.

Desde entonces, han surgido diferentes iniciativas, como la de la Water Footprint Network (WFN) o la de la ISO 14046. Estos proyectos buscan comunicar la relevancia de conocer la huella hídrica con el fin de lograr información sobre el consumo real de agua, así como del uso que hacemos de ella. La huella hídrica es un indicador medioambiental que sirve para medir el impacto humano en los recursos hídricos del planeta.

Factores que determinan la Huella Hídrica

La Huella Hídrica de un producto o servicio se define como el volumen de agua consumido tanto de forma directa como de forma indirecta para su producción. Es decir, los factores que determinan la Huella Hídrica no son necesariamente evidentes.

La Huella Hídrica sirve para conocer qué cantidad de agua se ha utilizado para la  producción y distribución de un producto o servicio. Se tiene en cuenta tanto las fuentes acuáticas subterráneas como superficiales así como toda el agua que se ha empleado. Cuando escribimos, por ejemplo, en una hoja de papel, no sabe