El suelo: un mundo desconocido bajo nuestros pies

El suelo es, junto al agua, uno de los recursos naturales más importantes para la vida en el planeta. De él depende gran parte de las especies que habitan la Tierra entre las que se incluye el ser humano. Desde Fundación Aquae, y de la junto a la escritora y bióloga Mónica Fernández-Aceytuno nos sumamos a la celebración de este día reivindicando la importancia de proteger y cuidar este recurso.

La Comisión Europea define el suelo como la parte superficial de la corteza terrestre compuesta por una mezcla de partículas entre las que se encuentran minerales, materia orgánica, agua, aire y otros organismos. Forma parte de nuestro medio ambiente y garantiza el correcto funcionamiento de los ecosistemas. Por esta razón, cada 5 de diciembre, se celebra el Día Mundial del Suelo con el fin de concienciar a la ciudadanía de su relevancia.

Entre las principales funciones que tiene el suelo para mantener nuestro planeta sano destacan la regulación del ciclo del agua, mantiene en equilibrio el clima, asegura la captación de carbono y contribuye a la preservación de la biodiversidad.

La biodiversidad del suelo

«El suelo está vivo y su biología es tan apasionante como, todavía hoy, casi desconocida». Así lo expresa la bióloga Mónica Fernández-Aceytuno. Y es que de las 2 millones de especies que existen, aproximadamente, en nuestro planeta, gran parte de ellas habitan bajo nuestros pies, pero solo conocemos un 1% de estas.

Como bien afirma la bióloga y escritora, Es importante destacar que la biomasa que vemos sobre la superficie terrestre es significativamente menor que la que vive bajo ella. Un mundo desconocido donde las plantas son los nutrientes principales de miles de especies que, con su existencia, aseguran la salud y fertilidad de nuestros suelos.

Todos estos seres vivos dotan al suelo de una amplia diversidad biológica que es esencial para el funcionamiento de los procesos vitales de la naturaleza. Esta gran comunidad está formada, principalmente, por los siguientes grupos de organismos, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO);

  • Megafauna: son aquellos animales más grandes como, pueden ser, sapos, topos, castores o conejos. Estos son los principales agentes de la rotación y distribución del suelo.
  • Macrofauna: son especies animales más pequeñas que el grupo anterior. En ellas se encuentran lombrices, termitas, hormigas, ciempiés y cochinillas. Entre sus principales funciones destacan el drenaje y aireación del suelo
  • Mesofauna: este grupo de organismos engloba todos lo invertebrados microscópicos que se encargan de regular la descomposición. Estos son, por ejemplo, los colémbolos, dipluros, o ácaros.
  • Microfauna y microorganismos: son aquellas bacterias y protozoos. Es decir, los seres vivos más pequeños del planeta.

Ya lo dijo Leonardo Da Vinci: “Sabemos más del movimiento de los cuerpos celestes que del suelo que pisamos”.

Este vasto mundo es capaz de determinar los principales procesos biogeoquímicos que hacen posible la vida en la Tierra, afirman desde la FAO. Por esta razón, en nuestras manos está luchar por conservar y proteger nuestra tierra. Algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo son: evitar el uso de contaminantes, reducir, reciclar o reutilizar, utilizar de forma sostenible los recursos que nos proporciona el suelo y, sobre todo, aprender a valorar nuestra naturaleza.

Origen del Día Mundial del Suelo

Desde Unión Internacional de Ciencias del Suelo (IUSS) impulsaron en 2002 la idea de celebrar una jornada a nivel internacional donde se promoviera el importante papel que tiene el suelo en nuestra vida. Esta propuesta surgía ante la necesidad de compartir y encontrar soluciones sostenibles que ayudarán en la gestión sostenible de este recurso y su recuperación.

Fue once años más tarde, en 2013, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas designó, en 2013, el 5 de diciembre como el Día Mundial del Suelo.

“Detener la salinización de los suelos para aumentar su productividad” es el lema escogido para la celebración de este día mundial en 2021. Fernández-Aceytuno explica que se trata de “una llamada de atención sobre la importancia de llevar a cabo prácticas de riego adecuadas para que no se produzca una excesiva salinización que lleve a una pérdida de fertilidad del suelo”.

¡Feliz Día Mundial del Suelo!