Wiki Explora
Fundación Aquae > El canal de Castilla

El canal de Castilla

Compartir en
El canal de Castilla fue una de las soluciones que el marqués de la Ensenada fue promoviendo para el desarrollo del país en el siglo XVIII bajo el reinado de Fernando VI y el espíritu ilustrado que recorría Europa. Un proyecto ambicioso y revolucionario, el más importante de la ingeniería hidráulica y civil en la España de la Ilustración.

Castilla era el granero de España, pero no podía sacar sus excedentes fuera de la meseta debido a las malas infraestructuras de comunicaciones. Un canal de navegación que atravesara la meseta desde Reinosa hasta Segovia, enlazando con las carreteras existentes, podrían sacar el cereal a la costa cantábrica, y por tanto al resto de puertos peninsulares, y favorecer el comercio interno.

Para llevarlo a cabo el ingeniero Antonio de Ulloa presentó un diseño basado en otras obras anteriores del francés Carlos Lemaur, que más tarde fue mandado traer a España por el marqués de la Ensenada para dirigir junto con Antonio de Ulloa las obras de este nuevo canal. El primer diseño contaba con cuatro ramales, de los que finalmente se construyeron tres, con sus dársenas finales en Alar del Rey, Medina del Rioseco y Valladolid. Otra dársena importante fue la de Palencia.

El canal cuenta en la actualidad con un recorrido de 207 km y un desnivel total de 150 m, repartido en tres ramales, el ramal Norte, de Alar del Rey a Calahorra de Ribas; el de Campos, de Calahorra de Ribas a Medina de Rioseco, y el Sur, que va de El Serrón a Valladolid. El desnivel se va salvando con esclusas, una especie de ascensores hidráulicos que permiten a las barcazas remontar y descender el canal en puntos concretos de mayor desnivel del terreno. En el resto del canal, la pendiente no supera el 2 por mil, así las barcazas pueden recorrer el canal en ambos sentidos casi con la misma facilidad y el agua del canal pueda correr sin estancarse. Las barcazas eran tiradas por mulas, que recorrían los caminos de sirga, hoy en día reconvertidos en pistas para cicloturismo.

Foto: Canal de Castilla, Rubén Ojeda CC BY-SA 3.0

En cada una de esas esclusas, construidas en piedra y con puertas de madera, se instalaba además un molino de harina, u otro tipo de fábrica, para aprovechar la fuerza del agua provocada por el desnivel del canal. La mayor parte de las esclusas tienen un sólo nivel, pero hay algunas de dos, tres e incluso cuatro niveles, como el grupo de Frómista, formado por las esclusas llamadas 17, 18, 19 y 20, que salva así 14,20 m. Otras obras importantes y singulares del recorrido son la presa de San Andrés que permite el cruce del canal con el río Pisuerga sin que el nivel de agua del canal decrezca, el acueducto de Abánades que permite que el canal pase sobre el río Valdavia. Estas tres curiosas obras están en el ramal Norte, el de mayor desnivel, 85 metros, que se salvan gracias a 24 esclusas, con sus correspondientes fábricas de harina, de papel, de curtidos...

La construcción del canal fue larga y llena de problemas. Al año de empezar el ramal de Campos y habiendo construyo sólo 25 km las obras se paralizan. Se reanudan en 1759 en el ramal Norte y esta vez se acaba el ramal de una vez, pero después de 32 años de trabajo, en 1791. Al año siguiente comienza la navegación en Alar del Rey, Palencia. Vuelven a parar por Guerra de la Independecia. Con estos y muchos problemas más el canal se termina por fin en el año 1849, pero pronto empieza la competencia del ferrocarril que echa al traste con todos esos años de trabajo y supone el principio del fin del sueño ilustrado y la primera experiencia a gran escala de industrialización del campo castellano.

A partir de la segunda mitad del siglo XX se realizan las obras para adecuar el canal para regadío, quitando las puertas de las esclusas y transformándolas en presas y a principios del siglo XXI comienzan otras para adecuar las instalaciones al uso turístico, remodelado los caminos de sirva en pistas para bicis y volviendo a poner las puertas en algunas esclusas y recuperar el uso primigenio del canal, la navegación.

Ver también:
Historia de las esclusas, los ascensores hidráulicos
Los molinos de viento holandeses
El Canal de Panamá

Compartir en