×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


La limpieza de la isla de plástico ha comenzado

Después de diferentes pruebas fallidas, la gran barrera ideada por el joven Boyan Slat y su ‘The Ocean Cleanup’ ha dado sus primeros resultados tras la recogida de plásticos del Pacífico y la retirada de basura a través del sistema 001/B, con el que han llenado un barco de todo tipo de plásticos.

El sistema de una gran barrera a través de la cual se pudieran recoger las grandes cantidades de plástico de los océanos del mundo fue ideado en 2012 por Boyan Slat. Los primeros intentos de utilizarla fueron fallidos, pero se creó un segundo prototipo que, esta vez sí, ha funcionado, recogiendo basura en el Pacífico, entre Hawaii y California. Una zona especialmente afectada por la contaminación de plástico debido a la circulación oceánica potenciada por las altas presiones, lo que origina una enorme isla de aguas contaminadas.

Se trata de una superficie cubierta de plásticos y otros elementos cuyo tamaño es tres veces más grande que Francia. Cada año, se calcula que entre 8 y 12 millones de toneladas de plástico llegan a los ambientes marinos, y hay más de 5 mil millones de piezas de microplástico en el océano, causando daños irreparables en los ecosistemas marítimos.

Pero parece que The Ocean Cleanup ya tiene operativa la tecnología necesaria para eliminar estos plásticos de los océanos. Este sistema prototipo recibe el nombre de 001/B y ya ha capturado y recolectado desechos plásticos con éxito. El prototipo trabaja de manera autónoma y utiliza las fuerzas naturales del mar para atrapar y concentrar los desechos. Según la organización, ha extraído un barco completo de todo tipo de plásticos, los cuales serán entregados a una instalación de reciclaje.

En esta operación de limpieza se han recolectado muchos desechos de plástico de gran tamaño como redes fantasmas provenientes de la pesca comercial o neumático, pero también una gran cantidad de microplásticos, quizá el gran hallazgo de la operación debido, en muchos casos, a su muy reducido tamaño.

El sistema 001/B es autónomo y utiliza el movimiento natural del océano para concentrar el plástico de forma pasiva. El éxito de esta prueba hace posible pensar en acciones a niveles más globales para seguir contribuyendo al cuidado del planeta y sus mares y océanos.