×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El color de los océanos está cambiando

El cambio climático está produciendo graves efectos en el planeta. Esto es algo que ya sabíamos. Pero un estudio que acaba de publicar el diario 'Nature Communications', perteneciente al MIT, revela uno nuevo, y bastante sorprendente: ¡el color de los océanos está cambiando!

Un estudio elaborado por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) ha concluido que para el año 2100 el color de los océanos cambiará completamente de color, debido a los cambios en los tipos y a la ubicación del fitoplancton. Así, los azules serán mucho más azules y los verdes serán mucho más verdes.

El fitoplancton es un alga microscópica que flota en el fondo de la red alimenticia del océano y es parte importante para la gran mayoría de los ecosistemas oceánicos en cuanto a que supone alimento para muchas especies marinas. Pero, además, almacenan el exceso de dióxido de carbono de la atmósfera y produce, aproximadamente, la mitad de oxígeno.

Los científicos eran conscientes de que el cambio climático estaba afectando al fitoplancton, pero los cambios que estaban produciendo no eran sencillos de detectar, como tampoco lo era la rapidez con la que estaba produciendo a partir de unas primeras previsiones. Por eso, según Stephanie Dutkiewicz, principal investigadora del MIT, decidieron usar un nuevo método: estudiar los cambios en el color del agua, los cuales se producen de manera lenta y son sutiles, pero existen. El fitoplancton cumple la doble función de absorber y reflectar diferentes longitudes de luz solar y que aparecen con colores diferentes. Así, cuantas más algas, más verdosa será la mancha cromática oceánica, mientras que cuantas menos profusa, más azul.

Desde la década de 1990, los satélites han tomado mediciones del nivel de clorofila presente en los océanos, niveles que pueden variar debido a procesos climáticos naturales o por el cambio climático. Pero al estudiar tan solo la luz reflejada, era posible para los investigadores distinguir qué cambios eran producto del cambio climático. Dutkiewicz llevó a cabo una investigación con mediciones basadas en esas variaciones y relacionándolas con los organismos oceánicos. Los datos obtenidos fueron procesados de cara al futuro elevando la temperatura global en 3ºC y el resultado fue un cambio considerable en el color de los océanos.

El resultado del estudio es importante porque alerta sobre un cambio que se está produciendo de manera lenta, pero que resulta evidente. También porque sirve de señal, una más, sobre el cambio climático y el calentamiento global que está produciendo, en este caso, estragos en nuestros océanos.