×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Los virus en los océanos, aliados contra la crisis climática

Alrededor de 200 mil virus pueden ser fundamentales para los ecosistemas marítimos, cadenas alimenticias y la regulación del clima. Los microorganismos presentes en los océanos representan un 60% de la biomasa de seres vivos y realizan funciones esenciales: actúan como ‘bomba de carbono’ para mitigar el calentamiento global.

El proyecto de investigación Tara Oceans Science, con investigadores y científicos de diferentes países europeos, estudió la diversidad y distribución de los virus oceánicos. El equipo recolectó muestras de agua a lo largo del planeta, en diferentes regiones y a distintas profundidades oceánicas. El resultado fue la catalogación y mapeo de casi 500 mil poblaciones de virus. De ellas, 195.728 son diferentes entre sí, aumentando un 92% el catálogo conocido con 180.448 nuevas poblaciones virales.

Este mapa resultante es de gran relevancia a la hora de averiguar y comprender los efectos potenciales de los virus oceánicos de cara a su relación con el cambio climático, además de otros aspectos para el equilibro del ecosistema marítimo. Porque estos microorganismos, que representan el 60% de la biomasa de seres vivos, poseen funciones muy específicas e importantes.

Entre ellas, la producción del oxígeno que respiramos. Se estima que estas especies absorben alrededor del 25% de CO2 que los humanos lanzamos a la atmósfera; estos virus lo usan para la producción de carbono orgánico, que pasa a formar parte del cuerpo de muchos organismos. Así, el carbono que absorben de la atmósfera termina en los fondos oceánicos o bien se convierte en alimento de otros organismos.

Los virus pueden infectar a los organismos fijadores de CO2 que se mueven en las aguas, por lo que resulta necesario que haya un equilibrio entre ambas poblaciones para mantener la fijación de CO2 y que no aumente en la atmósfera. Porque si lo hace, contribuiría a aumentar la crisis climática y el calentamiento global. De ahí la necesidad de comprender bien esta ‘bomba de carbono’: en ella se encuentran muchas soluciones a la problemática del clima.