×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


La acidificación del océano podría causar una extinción masiva

Hace alrededor de 66 millones de años, la acidificación de los océanos causó una extinción masiva de la vida marina, según ha demostrado una investigación a partir de fósiles de conchas de pequeño tamaño. Un hallazgo que apunta a las implicaciones de la actual crisis climática, que está ocasionado que los océanos sean cada vez más ácidos.

Fue hace 66 millones de años cuando un enorme asteroide golpeó nuestro planeta cerca de la ciudad mexicana de Chicxulub. El impacto provocó tsunamis masivos, flujos de gravedad debido a los terremotos y la expulsión de rodas fundidas. Al menos así lo plantea un estudio publicado en Proceedings of the Academia Nacional de Ciencias.

Un impacto que también causó lluvia ácida y, con ella, la acidificación a gran escala de los océanos del mundo, provocando una extinción masiva de la mayoría de la vida marina y terrestre, incluidos todos los dinosaurios.

Un modelado ya había mostrado evidencias de este colapso ecológico, pero los mecanismos a través de los cuales había ocurrido eran desconocidos. Para averiguarlos, el equipo de investigadores dirigido por Michael Henehan, un científico postdoctoral en el centro de investigación GFZ en Potsdam, estudió las conchas marinas atrapadas en el sedimento que se formó justo después del impacto del asteroide. Para ello, tomó muestras de cuevas y ríos en los Países Bajos, río Mississippi y el estado de Texas, así como de enclaves de perforación en aguas profundas.

En la investigación descubrieron que las paredes de las conchas se habían vuelto muy delgadas debido a una fuerte caída en el pH de los océanos, una señal de acidificación, entre 100 y 1,000 años después del ataque. Hallazgo que pone de relieve que el impacto del asteroide fue el principal culpable de la acidificación de los océanos y de causar una muerte masiva de la vida marina.

Ahora, los mares del mundo vuelven a ser más ácidos por culpa del aumento de las emisiones de carbono. Al menos una cuarta parte del CO2 liberado al quemar carbón, petróleo y gas no permanece en el aire, sino que se disuelve en el océano. Y la acidificación de los océanos ha causado la muerte de un elevado número de animales marítimos. Sin un plan eficaz para reducir las emisiones de carbono, el océano puede alcanzar un nivel de acidez para 2080 tan elevado que incluso criaturas como algunos corales, que pueden resistir estas condiciones, se erosionarán a una velocidad mucho mayor a la que necesitan para reconstruirse.